Brasil no puede domar al real, que llegó a tocar 2,31 por dólar

La divisa está en 2,29 reales. La bolsa cayó 7,75%.

Por
13deNoviembrede2008a las07:28

Brasil volvió a sentirse ayer mucho más expuesto que el resto de los mercados frente al desorden que está provocando la crisis global. El banco central debió mostrarse activo durante toda la jornada, pero aún así no pudo evitar que el dólar se disparara cerca de 3%, hasta los 2,29 reales, por encima de esa banda de flotación que considera “deseable”. Al mismo, el gobierno decidió lanzar un paquete millonario de líneas destinadas al consumo, a la construcción y al sector automotriz para satisfacer una altísima demanda de liquidez.

En una jornada de alto voltaje para los mercados brasileños, el dólar pasó ayer de 2,20 a 2,288 reales por unidad, y llegó a ubicarse por momentos en 2,31, a sólo siete centavos del récord histórico que marcó en agosto pasado. Ya desde media mañana el Banco Central empezó a vender divisas aceptando ofertas a 2,25 reales; y no mucho más tarde se vio obligado a promover dos subastas de líneas de swaps cambiarias (en total, 20.000 contratos). En las casas de cambio paulistas, el dólar para el turismo llegó a cotizar a 2,43 reales.

“Esta semana sólo hemos tenido malas noticias. Lo único positivo se vio el lunes, con el paquete fiscal chino, pero el efecto fue rápido. El mercado realmente se agravó tras el anuncio de Paulson”, explicó el economista de la casa de cambio Intercam, Glauber Romano. El Bovespa se desplomó ayer 7,75%, hasta los 34.373 puntos. Fue, sobre todo, por el peso de la brasileña Petrobrás, que perdió 13,7% luego de que difundiera un flojo balance trimestral y sufriera los efectos de un petróleo a sus precios mínimos de los últimos 20 meses. La compañía mostró ganancias récord, pero decepcionó con el margen de Ebitda (beneficios previos al pago de intereses, impuestos, amortización y depreciación). “Un Ebitda de apenas 28% en el trimestre no era observado desde mediados del 2002 y muestra un crecimiento muy fuerte de algunos costos y gastos que llaman la atención, en un período de caída del precio de la materia prima”, explicó la consultora local Ativa, en un informe.

Ante este panorama de recesión, el sistema financiero brasileño está más decidido a aplicar una política monetaria anticíclica y abastecer de liquidez a los mercados. Ayer, el banco estatal Caixa Económica Federal anunció que liberará u$s 900.000 millones con destino a líneas de crédito de consumo, para la compra de electrodomésticos, equipos electrónicos, muebles y material para la construcción. Los préstamos autorizados serán de 10.000 reales por persona (unos u$s 4.500), con plazos de pago de hasta 24 meses. En una acción similar, el Gobierno del estado de Sao Paulo anunció otros u$s 1.800 millones en créditos para el sector automotriz, a través del banco regional Nossa Caixa y otras entidades financieras. En octubre, las ventas de autos cayeron 2,12% contra el mismo mes de 2007.

Temas en esta nota

    Cargando...