Wall Street se salvó sobre la hora pero la Argentina se quedó afuera del rally

El Dow llegó a quebrar la barrera de los 8.000 puntos. Creen que puede marcar el piso del mercado. Hoy se conocen las ventas minoristas, que habrían caído 2% en octubre.

14deNoviembrede2008a las07:44

Los mercados siguen sin brújula pero, por lo menos, ahora se cree saber cuál es el piso. Ayer, en medio de otra jornada ciclotímica en Wall Street, se vivió pánico y euforia pero con un final feliz. Los índices americanos perdían más del 3% durante gran parte de la rueda hasta que se llegó a un punto de inflexión: el Dow Jones había perforado la barrera psicológica de los 8.000 puntos. De hecho, quebrar este piso técnico (el mínimo del día fue 7.966 unidades) disparó luces de alarma.

Después de todo, el Dow tocaba su menor nivel en el año y presagiaba una aceleración de las ordenes de ventas (algo que usualmente sucede cuando se perforan estos pisos). Pero el final de la historia muestra que la película no fue de terror. Treinta minutos después de que se hundiera el Dow, los inversores empezaron a interpretar que ése era quizás el piso del mercado. O sea, de ahora en más, lo único que puede pasar es que vaya para arriba. El cálculo podría sonar obvio si se tienen en cuenta los precios de las acciones.

“Si hay algo que queda claro es que el inversor no deja pasar oportunidades. Estos precios son gangas, y la liquidez no desapareció, se volvió extremadamente selectiva”, dijo un financista que asesora a clientes argentinos sobre dónde invertir en la plaza americana. “No sé si esto será el piso del mercado, pero si no lo llegara a ser, estamos muy cerca. Por lo tanto, claramente estos son precios de compra”, indicó.

Tanta algarabía en Wall Street no tuvo su correlato en Buenos Aires. Si bien la plaza local termina sus operaciones una hora antes que en EE.UU. (o sea, se perdió la profundización del rally en EE.UU.), el volumen no acompaña a que el mercado despegue: el Merval ganó 0,76% si bien supo estar 1,3% en negativo a mitad de la rueda. En este caso, quien impulsó al índice fue Tenaris: el buque insignia de Paolo Rocca llegó a caer más de 5% pero terminó arriba 1,76%. Explicó el 30% del volumen negociado en la plaza local y recuperó gracias al petróleo. El commodity no le escapó a la ciclotimia: estuvo en u$s 55 durante la jornada pero logró cerrar en u$s 58,4, con una suba del 3,70%.

Según contaron algunos operadores, el Banco Nación volvió a hacer de las suyas. Cuando vio que Wall Street empezaba a pegar la vuelta (modestamente en ese entonces), se adelantaron y salieron a comprar papeles (baratos obviamente) previendo que se replicaría la tendencia del exterior. “Este es un mercado para los que saben hacer trading, y el Nación lo hace bien. Al no haber jugadores de peso, el mercado queda a merced de lo que terminen haciendo”, afirmaban desde la mesa de operaciones de un banco privado. La última consideración viene a cuento del paupérrimo volumen que se hace en bonos y acciones. En la Bolsa de Comercio se negociaron $ 67 millones en papeles locales (algo no tan malo, se ha visto peor aún), mientras que el Mercado Abierto Electrónico (MAE) el monto en bonos fue de u$s 66 millones. Se sabe, las presiones para evitar el contado con liqui y la ausencia de las AFJP, como dicen en las meses, deja sólo al Nación. Ayer, se señaló, salió a comprar títulos: principalmente en Boden 12 (que igualmente cayó 2,6%). La renta fija local terminó perdiendo entre 3% y 4%, si bien el Discount en pesos derrapó 6,74% en el MAE.

“No veo que esto sea un cambio de tendencia. El malhumor va a seguir, pero también es cierto es que el mercado –en algún momento– tiene que hacer un piso en dónde nivelarse. Puede que quede ahí, o sea que suba unas jornadas y luego vuelva a caer para retornar a foja cero. Pero no me imagino al Dow estableciéndose por debajo de los 8.000 puntos”, consideraba un analista de u

Temas en esta nota

    Cargando...