Arranca la cumbre del G-20 en EEUU

La cumbre de las principales economías mundiales acordará hoy cerrar los vacíos regulatorios en el sistema financiero internacional para evitar una nueva crisis como la actual, de acuerdo con información difundida ayer en Washington.

Por
15deNoviembrede2008a las03:57

El documento definitivo será aprobado por los jefes de Estado y de gobierno presentes en la cumbre convocada por el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, para buscar soluciones a la crisis mundial.

Según el borrador en el que trabajaron hasta ahora representantes de todas las delegaciones, en el futuro deberá haber garantías de que "todos los mercados financieros, productos financieros y actores de los mercados financieros estén sometidos a una regulación o una vigilancia adecuada". El principio —según el documento— debe ser válido también para las operaciones que realicen los propios Estados.

Según el documento, los líderes de los países encargarán a sus ministros de Finanzas una serie de tareas a corto y medio plazo. Las más inmediatas deberán estar listas antes del 31 de marzo, y serán debatidas y en su caso aceptadas en una nueva reunión de jefes de Estado y de gobierno.

La declaración reclama además una mejora en los procedimientos de manejo del riesgo y una mayor cooperación internacional, especialmente entre los organismos nacionales de supervisión.

El borrador instruye también al Banco Mundial a fin de que incremente sus préstamos a los países en desarrollo, algunos de los cuales están teniendo enormes dificultades para encontrar financiación.

No obstante, quien será el hombre más poderoso de la Tierra será el gran ausente de la cumbre del G20. En lugar de Barack Obama, los presidentes y mandatarios tendrán que conformarse con George W. Bush. "El mundo espera a Barack Obama, pero los participantes a la cumbre tendrán que seguir esperando", escribió ayer lacónicamente el diario The New York Times.

Muchos aseguran que la sola ausencia de Obama obliga a tomar con pinzas las conclusiones de este cónclave. Desde su punto de vista, intervenir en la discusiones podría ser interpretado como que asume una corresponsabilidad por el miserable estado de los mercados financieros mundiales.

El Fondo. Por otra parte, mientras los líderes del G-20 esperan el inicio del histórico encuentro del grupo en la capital estadounidense, una de las consecuencias más probables de la cumbre es que el Fondo Monetario Internacional (FMI) deba enfatizar su función como colaborador a la hora de solventar los efectos de la crisis financiera a nivel internacional.

El FMI ya ha acordado brindar préstamos de emergencia a aquellos países que se vean ante la inminente necesidad de liquidez, lista que incluye a Islandia, Ucrania, Hungría y Pakistán, siendo que la crisis financiera se extendió de Estados Unidos al mundo.

La entidad incluso ya ha puesto a disposición 100.000 millones de dólares, es decir, prácticamente la mitad de sus reservas, a través de un nuevo programa de préstamos a corto plazo.

El director de la institución, Dominique Strauss-Kahn, llamó a generar mayores recursos, moción que probablemente cuente con el apoyo de los líderes que se reunirán hoy en Washington con motivo de la cumbre.


 

Temas en esta nota

    Cargando...