La tecnología es la herramienta que hará crecer al girasol

El manual presentado el viernes pasado en General Pico, La Pampa, encierra los resultados de las últimas investigaciones regionales sobre el cultivo de cosecha gruesa más importante para la región.

18deNoviembrede2008a las16:10

En la última campaña, se sembraron en La Pampa y San Luis unas 467 mil hectáreas de girasol (el 17 % de la superficie nacional), que dieron un total de 726 mil toneladas por un valor bruto de 148 millones de dólares. En esta región, el girasol ha venido superando al cultivo de soja en superficie. Por su adaptación agroclimática y su complementariedad con los sistemas productivos de la zona, esta oleaginosa continúa siendo la preferida por los productores de la región semiárida pampeana.

El viernes pasado, en General Pico, La Pampa, autoridades de INTA Anguil y de la Asociación Argentina de Girasol (ASAGIR) presentaron un manual sobre el cultivo de girasol en la región. La publicación incluye los últimos avances tecnológicos y de manejo surgidos del proyecto “Productividad y sustentabilidad de la producción agrícola en sistemas mixtos” desarrollado por INTA Anguil y de “Producción sustentable de girasol en la Región Semiárida Pampeana Central”, investigación realizada en el marco del Programa PICTO (Proyecto de Innovación Científica y Tecnológica Orientado), financiado en forma conjunta por la Agencia Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (ANPCyT) y ASAGIR.

“Es innegable el gran potencial que tiene la Argentina para la producción de este cultivo emblemático y de gran importancia en el mercado mundial de alimentos”, dijo Luis González Victorica, presidente de ASAGIR, durante la reunión en Pico. “El girasol ha pasado por todas las crisis y las ha superado. Así como nadie pensó que iba a valer más de 1800 dólares la tonelada de aceite para luego caer a la mitad, tampoco creemos que el girasol se vaya a quedar en este precio. Sin embargo, los productores debemos aprender a manejar la comercialización de esta oleaginosa de manera de obtener el mejor valor para nuestro producto”, dijo González Victorica, tras comentar que la semana pasada, miembros de la Comisión Directiva de ASAGIR se reunieron con el Secretario de Agricultura nacional para plantear las preocupaciones de la cadena respecto del impacto que tienen las actuales políticas de retenciones en la coyuntura en la que se desenvuelve el agro argentino, de caída de precios internacionales, fuerte sequía, y limitados márgenes de rentabilidad.

“Desde ASAGIR estamos convencidos que tenemos que mejorar la incorporación de tecnología adaptada a cada una de las regiones girasoleras. Este premisa es la que nos ha llevado a presentar este Manual en conjunto con INTA, con quien venimos trabajando desde hace tiempo en la Red de Evaluación de Cultivares y luego en los proyectos PICTO, cuyos resultados están plasmados en este Manual”, destacó Luis Arias, representante regional de ASAGIR en La Pampa y San Luis.

“En el 2000, el precio del aceite de girasol en Rótterdam era de 413 dólares. En 2007 llegó a 1400 dólares, en abril de 2008 ascendió a 1800 y hoy el precio ronda los 675 dólares, menos de la mitad que cuando fueron elevadas las retenciones a las exportaciones. Por esta razón hoy estamos pidiendo que se revean los aranceles a la exportación”, detalló Arias.

“En el 2000 hicimos una reunión sobre girasol y pensamos que nunca más íbamos a volver a hacerla. Esto da cuenta de la importancia de trabajar a largo plazo”, agregó Jesús Pérez Fernández, director de INTA Anguil y uno de los editores, junto a Alberto Quiroga, del Manual sobre girasol.

Pese a las dificultades que enfrenta la producción de girasol, ante la falta de lluvias, la caída de los precios internacionales y la fuerte presión impositiva, desde la cadena existe una clara conciencia de que es la tecnología la que permitirá mejorar la performance del

Temas en esta nota

    Cargando...