Aseguran que la caída en el uso de fertilizantes es la mayor en 18 años

Los controles oficiales a la exportación de granos y el alto precio de los insumos provocaron una baja en el uso de nutrientes que generaría una merma en la producción de granos de 12 millones de toneladas.

Por
19deNoviembrede2008a las07:17

La caída en el uso de fertilizantes por parte de los agricultores argentinos sería este año la mayor en los últimos 18 años, con una merma en la demanda que supera en 6 veces las oscilaciones normales del negocio, de acuerdo con un informe difundido ayer por la entidad de productores Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), en base a datos de la cámara de insumos agropecuarios CIAFA y la Secretaría de Agricultura.

De acuerdo con el informe, si se analizan las variaciones en las cantidades demandas de fertilizantes desde el inicio de la Convertibilidad hasta 2007, aparecen oscilaciones que rondan las 200.000 toneladas hacia arriba y hacia abajo. En cambio, 2008 registra una merma en la demanda de 1,2 millón de toneladas, es decir, seis veces esa cantidad.

Según la entidad, entre las causas de semejante caída de inversión (que atenta contra la productividad y, por ende, contra el negocio del productor), se encuentra el enorme incremento de precios que registraron los insumos, en particular los fertilizantes, hasta la primera mitad del año, así como la baja de precios de los commodittes provocada por la crisis financiera internacional.

Pero, fundamentalmente, la intervención de los mercados por parte del Gobierno, a través de los cierres de los registros de exportación de granos y la tristemente célebre Resolución 543/08, que les exigió a los exportadores acortó el plazo entre el momento de la presentación de la declaración jurada de venta al exterior y el de embarque de esa mercadería, de un año a 45 días, junto con la facultad de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) de aprobar o rechazar la solicitud. Una medida que prácticamente paralizó el comercio exterior de granos, ya que –aseguraban los exportadores– se hacía imposible tanto programar las operaciones como tampoco realizar ventas a futuro.

Según el texto de CRA, esa norma “clausuró de facto los mercados de futuros, quitando una fuente de financiación fundamental de la actividad agrícola”. La incertidumbre que ese sistema de licencias produjo en el comercio de granos, se tradujo en una merma de los precios pagados por los exportadores a los productores, a través de elevados descuentos bajo un concepto a veces llamado “seguro anti-Oncca”.

Así, la norma “tiene implicancias directas sobre los precios forwards y los futuros, que son utilizados para financiar la compra de insumos, y en particular la de fertilizantes”, asegura el informe. “De esta manera, afecta sobre la demanda de tecnología por dos vías: por una menor expectativa de ingresos (por grado de tecnología invertida) y por menor poder de compra de los granos en relación a los fertilizantes”, agregó.

La entidad estima que si, como estiman especialistas, por cada kilo de fertilizante, a producción de granos crece unos 10 kilos, la caída en el uso de nutrientes de este año provocaría una merma de 12 millones de toneladas de granos. El año pasado, el país produjo un récord de 95,7 millones de toneladas.

Temas en esta nota

    Cargando...