Lácteos: peligra el acuerdo que se firmó con Moreno

Reclamo de los tamberos.

Por
19deNoviembrede2008a las07:21

No es sorpresa que algunos acuerdos de precios impulsados por Guillermo Moreno, el poderoso secretario de Comercio, no siempre sean cumplidos. Pero en el caso del que se firmó a fines de octubre con el sector lácteo se batió un récord: no cumplió siquiera un mes y ya todos lo dan por muerto. Preveía que los tamberos cobraran 1 peso por litro de leche entregada a la industria. Pero por estos días están recibiendo las primeras rendiciones y a todos les queda claro que ese valor quedará en promesa. En el mejor de los casos, recibirán 90 centavos.

El 20 de octubre, y delante nada menos que de la presidenta Cristina Kirchner, Moreno logró reunir en Olivos a algunas empresas lácteas (SanCor, La Serenísima, Nestlé y las Pymes) y asociaciones específicas de productores lecheros (Córdoba, Santa Fe y La Pampa). Firmaron entonces un acuerdo que estableció un valor de referencia para la leche al productor de 1 peso por litro para el trimestre octubre/diciembre. La Mesa de Enlace, entonces, ni siquiera fue invitada y rechazó la iniciativa.

Por estos días, los tamberos de todo el país están recibiendo los pagos por la leche que entregaron en octubre. Quedó claro que el pacto no se cumpliría desde el vamos. En Santa Fe y Córdoba reciben de 78 a 82 centavos por litro. En Buenos Aires, entre 85 y 90 centavos. La nueva política lechera de Moreno -que en los hechos desplazó del tema a la Secretaría de Agricultura- debutó con alta incertidumbre.

"Llegaron las liquidaciones y los productores comprobaron que no existe en ningún lugar el prometido valor de 1 peso por litro", señalaron los ruralistas santafesinos de CARSFE. "La producción primaria, la industria y toda las cadenas de producción han sido sacrificadas en el altar de los Kirchner. Y el caso de la leche tal vez sea el más calamitoso", confirmó María del Carmen Alarcón, referente del Grupo Pampa Sur.

No es el único traspié de Moreno. En los últimos días, el funcionario intentó sin mucho éxito que los supermercados absorbieran un stock de quesos de 40.000 toneladas, que se acumuló cuando el propio Gobierno -a través de la ONCCA- impidió las exportaciones lácteas entre junio y agosto pasado. Comercio Interior, incluso, imprimió afiches y solicitadas que promueven el consumo de queso entre la población.

Por Matías Longoni.

Temas en esta nota

    Cargando...