Por la crisis del sector, envían hoy a faena a unas 1.500 vacas lecheras

Aclaran que son animales de descarte.Reclaman más precio para los tamberos.

Por
20deNoviembrede2008a las07:27

El Mercado de Liniers amanecerá hoy en blanco y negro, los colores característicos de las vacas lecheras Holando Argentina. En repudio a la política lechera del Gobierno, los tamberos decidieron enviar allí unos 1.500 ejemplares, que serán rematados y luego viajarán hacia el matadero. La postal de las vacas camino al frigorífico no es nueva: debutó a fines de 2007, a días de la asunción de Cristina Kirchner.

La protesta tiene el apoyo de la Mesa de Enlace. Y algunos de sus dirigentes, como Eduardo Buzzi, se harán presentes en el viejo mercado de Mataderos. En distintos comunicados, CRA, la Federación Agraria y CARBAP hablaron de "políticas nefastas", de la "enorme ineficacia del Estado", y de una "creciente y profunda distorsión en la actividad láctea".

Semejantes calificativos tienen como destinatario al secretario de Comercio, Guillermo Moreno. Los productores lo cuestionan por haber promovido un acuerdo de precios que no se cumple. En ese pacto, firmado en octubre, el Estado prometió garantizar a los tamberos un precio de $ 1 por litro de leche. Pero se les paga de 70 a 85 centavos.

Los industriales sostienen que los precios reflejan el valor internacional que se derrumbó de US$ 5.000 la tonelada de leche en polvo a los actuales 2.400.

Al titular de la ONCCA, el organismo de Control, Ricardo Echegaray la Mesa de Enlace lo acusa de "haber trabado las exportaciones en momentos en que los precios externos se encontraban en niveles históricos, generando así un elevado stock que hoy no se puede vender y deprime los precios". El titular de Agricultura, Carlos Cheppi, aparece como convidado de piedra en esta discusión: el 5 de setiembre recibió al sector lácteo y prometió reuniones quincenales. No volvió a convocarla.

Guillermo Giannasi, de la Federación Agraria, explicó que con el envío a Liniers se quiere "mostrar que con la actual política la actividad dejó de ser rentable". Aclaró que la medida tendrá valor testimonial, pues los animales que van a faena se encuentran en el ocaso de su vida productiva. A esas vacas se las llama "de descarte".

Ese dato fue recogido ayer por Echegaray, quien consideró que "la protesta solo tiende a confundir". Explicó que "ninguna persona enviaría una vaca lechera a Liniers considerando que su valor va de $ 2.200 a 3.000, y en cambio su cotización como vaca de rechazo ronda los 990 pesos".

Por Matías Longoni.

Temas en esta nota

    Cargando...