Sin AFJP y con Wall Street en mínimos, el mercado local se queda cada vez más solo

El Dow Jones quebró la barrera de los 8.000 puntos y aumenta la idea de mayores caídas en las bolsas. En la plaza argentina está descontada la estatización de las AFJP pero el clima global reduce a cero el apetito por activos de riesgo como bonos y acciones locales.

20deNoviembrede2008a las07:40

Si hace una semana se pensó que los 8.000 puntos del Dow Jones era el piso del mercado, o sea que más abajo de eso no podía ir (algo que además se había corroborado en su momento), aquella teoría también fracasó. A diferencia de la última ocasión cuando el Dow quebró esa barrera técnica (y rebotó hasta subir 7% sobre el final de la rueda), ayer perdió 5% y terminó estacionado en 7.997 unidades. El dato histórico dirá que no se hundía por debajo de ese nivel psicológico desde marzo de 2003. El argumento que se encontró es la incertidumbre con respecto al sector automotriz, que clama por un rescate urgente pero que aún no encuentra eco en las esferas gubernamentales. Mala inversión para los que apostaron a General Motors o Ford, dos empresas que en los últimos 12 meses caen 90% y 80% respectivamente en la bolsa de Nueva York. Con la recesión en las narices, más sectores esperan otro bailout por parte del saliente Bush.

Los nubarrones desde Wall Street, como no podía ser de otra manera, también impactó en la plaza local. Un mercado que desde el 20 de octubre está haciendo su duelo por la inminente desaparición de las AFJP, algo descontado que sucederá hoy. En esa tónica, los activos que más están expuestos a los humores globales son las acciones. El Merval perdió 2% pero la sacó “barata” por finalizar sus operaciones una hora antes. ¿Por qué? A las 18.10 el Dow mantenía los 8.200 puntos pero en los posteriores 45 minutos pulverizó 300 unidades para alcanzar mínimos. Ergo: podría haber sido mucho peor para el Merval.

Misma apatía que en acciones (ayer se operaron $ 51 millones) se vio en bonos y dólar pero con un saldo más positivo (principalmente para los títulos). En el Mercado Abierto Electrónico (MAE) la renta fija movió u$s 48 millones contra un promedio diario de u$s 100 millones (que es excesivamente bajo) en lo que va de noviembre. Pero, hubo quienes pagaron por los bonos. En el mercado señalaron al Banco Central como el player de importancia en los Bodenes 12 y 13, “lo que demuestra– dice un operador– que está actuando sobre la parte corta de la curva en dólares”.

En el MAE, el Boden 12 trepó más de 8%, el Boden 13 ganó 4,3%, mientras que el Discount en pesos subió 5%. “Fue una buena rueda para los bonos pero no resulta muy significativa por el escaso volumen. Incluso, los títulos tiene más para ganar que las acciones tras la estatización de las AFJP. En un caso, el Gobierno reduce la deuda y se hace de fondos en el corto plazo; y en el otro se hace socio (a la fuerza) en las empresas cotizantes. Si hubiera algún dato positivo que lo justifique, los bonos tendrían las de ganar”, decían desde un banco privado de capitales locales.

Un desierto fue la plaza cambiaria y sin muchas modificaciones. El dólar minorista cerró igual que el día anterior en $ 3,34 mientras que el mayorista quedó en $ 3,326. El Central brilló por su ausencia, si bien algunos creen que compró ínfimos u$s 30 millones que pasaron desapercibidos por la mayoría de los operadores. Con un mercado controlado a la fuerza y a la espera del desenlace (prácticamente obvio) de las AFJP en el Senado que se será hoy, el volumen llegó a poco más de u$s 350 millones en total.

“La apatía va a seguir y el mercado terminará rigiéndose por lo que sucede en Wall Street. La estatización de las AFJP está descontada, la sorpresa sería que no le aprueben el proyecto al Gobierno pero incluso eso resultaría negativo. Habría especulaciones sobre la renuncia presidencial (como pasó cuando cayó la 125) o riesgos de default

Temas en esta nota

    Cargando...