El crédito tendría desde hoy un nuevo ‘administrador’

Con la estatización de las AFJP, que hoy votará el Senado, los analistas anticipan un mercado de capitales menos atractivo, y advierten riesgos en el uso de una gigantesca caja oficial.

Por
20deNoviembrede2008a las07:41

Podría Cristina zambullirse, desde hoy, en ese pequeño charco de liquidez que terminará siendo el 2009. La sensación de los analistas es que, si hoy prospera el debate de la ley de las AFJP en el Senado, el Gobierno avanzará en un sólo paso para convertirse en el “administrador monopólico” de todo el crédito en el país: tanto bancario como del mercado de capitales. Porque, a partir de la sanción, el Estado se asegurará una gigantesca caja de $ 24.000 millones para usar sólo en el 2009.

“Vamos a un mercado de capitales que es menos atractivo. El Estado va a captar estos recursos para financiar al Tesoro, la obra pública, y lo que considere apropiado, pero no para volcarlo en el mercado a disposición de las empresas del sector privado. Antes, las AFJP tenían los recursos, y por restricciones del mercado o de operación, los iban asignando a distintos instrumentos. Esa postestad la tendrá de ahora en más la Anses, que financiará al Tesoro”, comentó el economista de Ecolatina, Rodrigo Álvarez.

Las AFJP acumulan a hoy el 12% de los plazos fijos privados -aproximadamente $ 7.500 millones-, y acaparan el 22% del capital cotizante (el free float, o cantidad de acciones en circulación de una empresa) del Merval. Además, son dueñas de unos $ 3.300 millones en cuentas a la vista y activos a liquidar; de $ 45.500 millones de títulos públicos; $ 10.700 millones en acciones, obligaciones negociables, FCI y cédulas hipotecarias; cerca de u$s 1.500 millones en activos financiero extranjeros; unos $ 4.200 millones de fideicomisos; y $ 2.000 millones en proyectos productivos. De todo esto, el Gobierno tendrá “frescos” unos $ 24.000 millones: unos $ 10.553 millones de recursos líquidos con el solo traspaso de la cartera de los futuros jubilados privados, y otros $ 13.500 millones por el flujo neto que llegará con nuevos aportes.

Dará un manotazo, también, sobre el sistema financiero, con la apropiación de los plazos fijos de las AFJP y los $ 10.000 millones que hoy tiene depositados en el Banco Nación. “Depende de qué decida hacer: si esos recursos van a financiar al Gobierno nacional, obviamente van a quedar menos recursos en el circuito financiero, y eso significa menor liquidez, menor capacidad prestable y un aumento en el costo de endeudamiento”, agregó Álvarez.

En otro aspecto, la aprobación de la ley ayudaría al Gobierno a sortear ese temido default del 2009, reduciendo en un 5,7% su deuda de 2009, por los $ 3.800 millones que vencen en títulos que hoy pertenecen a los fondos de pensión ($ 2.351 millones en amortizaciones de capital, y $ 1.480 millones en intereses).

Ayer, la Fundación Mediterránea alertó en un informe por dos riesgos que ven con la aprobación: el menor esfuerzo de ahorro del sector público, al contar con una fuente de financiamiento estatal, y la mayor incertidumbre del sector privado “al enfrentar a un administrador monopólico de fondos para realizar sus colocaciones” en cualquier instrumento. El economista Jorge Vasconcelos explicó que esto es un riesgo “porque el acceso a los fondos será muy directo: no depende tanto de las normas que se le impongan a la Anses, sino de que el Tesoro mantenga su cultura presupuestaria”. Difícil de lograr, dijo, cuando hoy ya se lo ve aplicar tantos decretos (DNU) para gastos que no contempla el Presupuesto.


Por Ignacio Olivera Doll.

Temas en esta nota

    Cargando...