La ganadería busca su destino

Distintos referentes del sector analizaron la crisis mundial y el potencial que el país tiene todavía intacto.

22deNoviembrede2008a las08:30

Centenares de productores ganaderos y profesionales de las actividades vinculadas a la actividad participaron en Mar del Plata del primer seminario "Ganadería y compromiso, diagnóstico y propuestas para el crecimiento sostenido de la cadena de la carne vacuna", que organizó el Instituto de la Promoción de Carne Vacuna Argentina (IPCVA).

Los participantes se acercaron para escuchar los diagnósticos y proyecciones de diversos especialistas sobre uno de los sectores de la producción nacional que mayores cimbronazos ha recibido en los últimos tiempos.

Los asistentes pudieron recibir de primera mano un abanico de información clave sobre la cadena de la carne.

Toda la estructura productiva y comercial fue puesta bajo la lupa: la producción, los hábitos de consumo de la población, la mirada que la opinión pública tiene sobre el sector y, por supuesto, los efectos de la compleja crisis financiera internacional.

Abrió la jornada Fernando Canosa, de Aacrea, que avanzó sobre los actuales cambios estructurales del negocio ganadero, como por ejemplo la redistribución geográfica de los rodeos nacionales por el aumento de la superficie agrícola.

En tal sentido, Canosa ofreció una visión superadora: considerar a la ganadería y a la agricultura no en forma antagónica, sino entenderlas como actividades que bien pueden complementarse.

En este futuro de integración que el panelista planteó, surgió también el nuevo enfoque productivo que denominó "ganadería de precisión", en el que se hace necesario ser más eficiente y dejar menos cuestiones libradas al azar.

El especialista mostró estudios que revalorizan la importancia que la ganadería tiene, comparándola con otros fuertes actores de la economía, como la industria automotriz y la textil.

Y ahí juega la importancia social que la producción de carne tiene en cuanto a la mano de obra. Y un mito que es desmentido por las estadísticas: el mapa del rodeo nacional demuestra que la mayor parte está en manos de productores chicos y medianos, y que en realidad la alta concentración de cabezas en pocas manos es más bien baja.

Al ingeniero agrónomo Hugo Arelovich, investigador de la Universidad Nacional del Sur, le correspondió tratar sobre otro de los ejes técnicos, el de la eficiencia en el negocio ganadero, de la mano del potencial tecnológico disponible.

Con el horizonte puesto en los números del negocio habló de los programas de alimentación como estrategia para salir adelante, arrancando con las mejoras que pueden aplicarse sobre el forraje natural, pasando al manejo de otros recursos, como verdeos, la suplementación, y los granos, abriendo las opciones no sólo al maíz, sino también a la cebada.

¿El objetivo? alcanzar un empleo más eficiente de los recursos y generar un efecto amortiguador que ayude a la sustentabilidad del negocio en el tiempo.

Otro tema crucial, el de la articulación con la industria frigorífica, estuvo a cargo de Roberto Bisang, del CEPAL. El técnico se encargó de hacer un despiece de la industria de procesamiento, que entre otras características manifiesta fuertes asimetrías de carácter productivo, económico y financiero.

La recta final quedó para el economista Javier González Fraga, con su visión sobre los nuevos desafíos que debe enfrentar la cadena de carnes y ganados en un mundo que va a ser, por lo menos, distinto al que conocíamos.

"La crisis va a tener otras etapas, ya se superó la del colapso financiero, del pánico bursátil. ¿Y qué viene ahora? Comenzarán a verse los daños con manifestaciones diferentes entre las economías norteamericanas, europeas y las asiáticas", manifestó el economista.

"Para el 2009 habrá una leve caída en el consumo de la carne, pero soy optimista y después de 12 ó

Temas en esta nota

    Cargando...