Futuros de dólar en Nueva York prevén depreciación local del 25% a tres meses

El Central controla la plaza local pero no puede en el exterior. Allí operan grandes fondos de inversión que apuestan a una fuerte devaluación del peso.

Por
24deNoviembrede2008a las07:16

El Banco Central interviene en la plaza cambiaria para que el tipo de cambio se deslice a gusto. Por ejemplo, el viernes pasado –en otra rueda con escaso volumen– dejó que el billete subiera un centavo hasta $ 3,35 en el minorista y $ 3,334 el mayorista sin tomar partida en lo absoluto. “El Central lo va a seguir impulsando levemente para acompañar las devaluaciones de las monedas vecinas y el comportamiento de las tasas de interés. Que vaya un poco más arriba no le va a importar, creo que recién el viernes cuando vencen los contratos de futuros puede haber una presión adicional”, relataban desde un banco privado.

El “control” sobre la plaza la ejerce en el mercado spot y en el de futuros (MAE y Rofex). Pero donde no puede “aleccionar” a los inversores es en Nueva York. Los Non Delivery Forward (NDF), los contratos de dólar contra peso a futuro, son mucho más libres que las operaciones en el mercado local donde el Central “marca la cancha”. Si bien hace cuatro meses el BCRA dijo que había empezado a participar de ese mercado, las intervenciones son poco significativas en montos.

“Afuera no le conviene hacerlo. Los que operan son inversores muy grandes y una mala maniobra le puede salir carísima. Si se dan cuenta que está operando le vacían los bolsillos”, explica un avezado operador de un banco extranjero. ¿Qué dicen estos contratos? Tomando los futuros a tres meses, el plazo más negociado del NDF de dólar contra peso, se desprende que prevén una devaluación del 25%. Según estos contratos que sirven como cobertura, el tipo de cambio estaría en $ 4,19.

Con respecto a otras monedas de la región, y para el mismo plazo, el mercado pondera un escenario casi flat. La variación entre el tipo de cambio spot y el futuro del peso chileno es de 1,31%; lo mismo que para el sol peruano. Un poco más arriba está Brasil y Colombia: el NDF a tres meses muestra una devaluación para el real de tan sólo el 2%, mientras que pricea una caída del 1,77% para el peso colombiano. En conclusión: los que negocian estas coberturas sólo son pesimistas con la Argentina, no con la región. “Los inversores tienen terror con el gobierno y es por eso que le pegan al tipo de cambio. Ellos (los inversores) creen que va a ajustar por las dificultades económicas del país”, resume –un operador– el razonamiento de quienes utilizan estas coberturas. De paso, en lo que va del año las monedas que más están perdiendo contra el dólar son: el real (-27,84%), peso chileno (-27,09%) y mexicano (-21%), la moneda colombiana (-14,75%) y el peso argentino con una módica devaluación del 5,53%.

“Hay muchas cosas que continuarán pesando negativamente para la Argentina. Sin embargo, para el peso, esperamos que el BCRA contenga el dólar por debajo de $ 3,40 hasta fin de año, dada la necesidad de ‘calmar las aguas’ en términos de los depósitos, y proveyendo un atractivo carry para la parte corta de la curva de NDF”, señalan desde un banco de Wall Street.

Los NDF operan en lo que se denomina como mercados over the counter (extrabursátiles). Los grandes players son los famosos hedge funds; y entre los bancos más activos que se ven en plaza neoyorquina se encuentran el JP Morgan, Deutsche Bank, Barclays Capital y HSBC. Según cuentan los que saben, las posiciones que se toman no son muy altas: por lo general, son operaciones por u$s 10-20 millones.

Por Leandro Gabin.

Temas en esta nota

    Cargando...