Las tasas de interés quedarán planchadas hasta fin de año

Con controles mediante y hasta nuevo aviso, hablan de una relativa calma. Además, prevén un diciembre más pobre en consumos y, por ende, de menor demanda de pesos.

25deNoviembrede2008a las07:53

Los controles oficiales parecen haber dado algún resultado (relativo), aunque haya sido a través de métodos poco ortodoxos. El dinero ha vuelto -incipientemente- a los bancos y la dolarización de carteras parece haber hecho una pausa. En este orden y aunque aún es temprano para hablar de cambio de tendencia, el costo del dinero se abarató y las tasas sufrieron en la última semana un retroceso casi de la misma proporción que la fuerte suba que habían tenido en los ajetreados días atrás. Hace apenas dos semanas, la Badlar -la tasa que pagan los bancos por colocaciones de más de $1 millón- se ubicaba en 25%. Hoy, los datos del Banco Central (BCRA) muestran que esa renta bajó a 18,3%. En tanto, el call -la tasa interbancaria- descendió desde 15% hace dos lunes, hasta un 10,8%. Ambas prácticamente ni se movieron respecto de los niveles del viernes.

De esta manera, comenzó a desacelerarse la baja de tasas de interés y muchos sostienen que se podría estar frente a nuevos pisos, aunque puedan ceder algún punto más. “Si bien no se puede afirmar que se frenó la caída, porque como están las cosas, podría haber algún ajuste más para abajo, no creo que las tasas bajen mucho más porque nuevamente estaríamos ante tasas negativas”, señalaron desde la mesa de un banco nacional.

“Los bancos no están en condiciones de seguir bajando las tasas, porque aunque los depósitos regresaron, se está lejos de los máximos de tres meses. Y más allá de los movimientos diarios, no esperaría un fuerte retroceso. Es más, por un tiempo las variables se mantendrán hasta una nueva señal política”, explicó un analista de bancos que prefirió el anonimato.

Pero además, coinciden, el costo del dinero se estabilizaría en estos niveles, aún con fin de año en puerta. Lo cierto es que diciembre siempre fue un mes en el que estacionalmente las tasas se calientan, por una mayor demanda de dinero. Tanto familias como empresas toman más pesos en esta época para hacer frente a distintos gastos: fiestas, vacaciones, aguinaldos. No obstante, este año, aseguran, será distinto. Por lo pronto, se especula con que los consumos de la víspera serán mucho menores que años anteriores. Bajo este contexto, no esperan que las tasas vuelvan a picar fuerte, si bien reconocen que los movimientos hoy se dan más por factores políticos que por asuntos estacionales.

“Parece que habrá calma por un tiempo. Y aún cuando a fin de año se disparan las tasas por menor liquidez en los bancos debido a retiros de clientes, para estas fiestas no se esperan tantos consumos como el año pasado. Tampoco bonus para empleados”, sostuvieron desde una consultora.

De cualquier manera, las tasas tardan en reaccionar. Por eso, en el mercado hoy se pueden ver plazo fijos minoristas pagando todavía tasas del orden del 18%. “En unas semanas tenderán a reacomodarse a la baja, por eso aunque diciembre sube la demanda de dinero, las tasas no subirán mucho porque los bancos van a unificar posiciones”, explicó un operador desde la mesa de un banco extranjero.

La pregunta del millón

Pero ¿qué pasará cuando las presiones cedan? En los bancos reconocen que aún los inspectores del Gobierno siguen dando vuelta por sus mesas. “Hay muchas empresas sin comprar dólares por los controles. El punto es hasta cuándo podrán sostener esta estrategia. En algún momento el mercado se tendrá que liberar y habrá que ver qué sucede entonces. En mi opinión la demanda de dólares crecerá y tendremos un mercado para arriba porque comprarán todo lo que no pudieron comprar antes”, dijeron en otra entidad financiera.

Entretanto, la cotización del tipo de cambio también se mantiene estable, pe

Temas en esta nota

    Cargando...