Wall Street marcará el ritmo del mercado en lo que se anticipa como otra semana movida

El último rally alcista, de cinco ruedas, mostró una fuerte recuperación en los papeles financieros y mejoró el horizonte. Se esperan definiciones sobre políticas fiscales, pero más indicadores negativos.

01deDiciembrede2008a las07:45

Ahora sí, los inversores tratarán de dilucidar si la semana pasada marcó el punto de inflexión en los mercados. Y si deberán esperar un diciembre más prolijo, y no tan volátil, como los meses anteriores. Todo queda sujeto, otra vez, a las definiciones sobre los dos temas que siguen preocupando al mundo: la magnitud de la recesión, y la continuidad (o no) de la restricción crediticia en la economía real.

Noviembre redondeó una baja de 5% en el Dow Jones (ver recuadro), pero en el cierre dejó la sensación de que, hacia adelante, las cosas no deberían ir tan mal. El mercado demostró que descuenta una buena parte del derrumbe que van reflejando diariamente los indicadores sobre la actividad estadounidense y que, en cambio, prestará más atención a los planes de expansión monetaria que vayan implementando los gobiernos. “Ya se han hecho todas las cosas que marcan los libros de texto: inyectar liquidez, bajar tasas... Ahora la cuestión es cómo lograr ir limando estos temas. Falta definir el famoso plan de estimulo fiscal en EE.UU., y los otros que fueron lanzando otros países”, explicó el economista Luis Palma Cané, de Fimades.

A eso respondió la última racha de cinco ruedas en alza (9%) en Wall Street: el salvataje a Citi, que dispuso el gobierno de Estados Unidos, devolvió buena parte de la confianza que andaban reclamando los mercados sobre el sistema financiero, y sugirió la idea de que nada habrá que temer: ni en las pérdidas de los grandes bancos, porque aparecerá alguna “mega-intervención”; ni en las de los más pequeños, porque en última instancia terminarán siendo absorbidos por las compañías más grandes. Eso explicó que el rally alcista de los últimos días haya sido impulsado por los papeles financieros: en Nueva York, el Citi recuperó prácticamente todo lo perdido en los días previos al rescate; y a nivel local, el Francés, el Galicia y el Macro mostraron subas cercanas a 10% en un día (ver pág.3).

Para esta semana, se esperan nuevos indicadores negativos: el lunes, el índice manufacturero podría confirmar el decrecimiento de ese sector (el mercado espera “37”, cuando por debajo de “50” revela una caída) y el gasto de construcción podría arrojar una baja de 1,5% respecto del mes pasado; el jueves, además, la creación y los pedidos iniciales de empleos podrían revelar una creciente destrucción de puestos laborales.

Hay expectativas sobre la aplicación de los últimos “mega-salvatajes”. Y a eso se le suma, esta semana, el recorte del Banco Central Europeo (BCE) sobre su tasa de interés, hoy en 3,25%, en al menos 50 puntos básicos. “Van a seguir bajando las tasas, pero ahora el margen es menor. Acá el estímulo fiscal juega un papel importante. Los indicadores ya se van descontando. El mayor peso lo van a tener las políticas fiscales: en Estados Unidos, el programa de salvataje a las automotrices y el plan de estímulo fiscal de u$s 800.000 millones, porque falta atender todavía a las actividades de producción y de servicios; y en Europa, los sector automotriz e inmobiliario, que resultaron muy golpeados”, agregó Palma Cané.

El Merval quedará dependiente de lo que suceda en Wall Street. Y la mirada de los inversores estará puesta en la evolución que vaya mostrando el dólar, para el cual el Banco Central va aceptando una suba escalonada. El viernes, la entidad volvió a mostrarse como “vendedora” (ofertó u$s 20 millones, que se sumaron a otros u$s 30 millones del Nación) y pareció empezar a convalidar un tipo de cambio a $ 3,50 para fin de año, ofreciendo la divisa para diciembre en el Rofex a $ 3,4560. “Lo mejor para subirl

Temas en esta nota

    Cargando...