La bolsa local se queda sin negocios, y en la city ya preocupa la fuerte falta de liquidez

Aunque piensan que “todavía no está perdida la batalla“, en el mercado hay preocupación por la falta de negocios y el perjuicio que genera en potenciales inversores.

Por
01deDiciembrede2008a las07:47

Lo dulce hace mal. Además, una condena nunca puede ser “dulce”, ¿o si? A la hora de hablar del mercado bursátil local, la cosa no admite azúcares. Por supuesto, están aquellos que hablan de “condenas varias”‘. Y sin embargo... algo hay en las respuestas de los brokers que se da de la mano con Andrés Calamaro cuando dice “No importa el problema, no importa la solución, me quedo con lo poco que queda...”. Porque en la city porteña, todavía no saben si ver el vaso medio lleno, medio vacío, darlo vuelta, o hacer como los griegos, y romper todo contra el suelo. En la estadística, noviembre fue el mes con menor volumen de negocios en bolsa desde agosto de 2004: apenas u$s1.980 millones en el acumulado por todo concepto, llámese acciones, bonos, cheques, etc.

El dato no sólo resulta urticante. Refleja, a la vez, un alto contraste con las cifras que se obtuvieron en el mes inmediato anterior, cuando se habían registrado negocios por u$s 10.277 millones, una cifra cuatro veces más grande y, el récord histórico en negocios de toda la historia de la bolsa. Lo paradójico es que la razón que motorizó ambos resultados fue la misma: la cautela que introdujo la mega crisis global. En la traducción, “hubo quienes liquidaron sus activos en octubre y ya no volvieron a entrar en el mercado”.

En las horas muertas que hoy proponen los alicaídos negocios, los traders se las ingenian para despuntar el arte del análisis causa-efecto. Para Luis Álvarez, titular de la casa de bolsa homónima y ex director del Merval, “todo redunda en un perjuicio para el inversor”. Según Álvarez, “las AFJP eran una parte importante del mercado y con su salida han golpeado el volumen de los negocios locales, que ya venían mal por la crisis y que históricamente nunca habían sido buenos”. Álvarez va más allá, señala que “no hubo ninguna clase de manifestación institucional por parte de las entidades que hoy se ven afectadas en el mercado” y menciona como problema la falta de liquidez es decir, del grado de facilidad para comprar o vender valores que tiene un inversor.

En esta línea, Mariano Tavelli propone concentrarse en “lo que hay”. El titular de Tavelli & Cía., señala que “hoy se tiene un mercado concentrado y con pocos negocios que resulta menos atractivo para el inversor”. Para Juan Diedrichs, de CMA, “lo que viene es más de lo mismo a la espera de un cambio de tendencia”. Sin embargo, Diedrichs confiesa otras preocupaciones. “No podemos pensar en un mercado cuando no hay plan económico, ni reglas ni calidad institucional”, dijo.

Ni vaso medio vacío, ni medio lleno. Todo contra el suelo.

Por Julián Guarino.

Temas en esta nota

    Cargando...