Las empresas ya rescataron hasta el 17% de sus acciones en Bolsa

Es una medida que aplica el management para sostener el precio de la acción. Algunas compañías ya han llegado a adquirir más del 10% de su capital social.

Por
02deDiciembrede2008a las07:52

Noviembre de 2014. Los autos ya vuelan (aunque la casilla de peaje de la ruta 2 sigue apoyada en tierra). Un Diego Maradona con bastón amenaza con volver a jugar al fútbol, y un riojano con patillas que jura que no es “el clon” de otro riojano que ya fue presidente de la Argentina, se postula para el cargo con sólo 14 años. Los diarios color salmón anuncian el enésimo rescate bancario en Estados Unidos. ¡Ah! Banco Macro finalmente termina de recomprar sus propias acciones por el total de su capital flotante en Bolsa...

Hagamos historia. En enero de este año, Macro decidió invertir $ 210 millones para recomprar hasta 30 millones de acciones y así sostener el precio del papel. La consigna de la compañía fue otorgar una “resistencia” a la cotización. Sin embargo, a lo largo de los meses, esa resistencia se vio vulnerada. En enero, el precio del papel peleaba los $7. Hoy, vale $3,37.

Este asunto no es tan absurdo como parece. Créase o no, si mantiene su ritmo actual, la entidad que conduce Jorge Brito se habrá alzado con el mejor premio que un empresario puede tener: recuperar su propia empresa a precio regalado y en corto período de tiempo.

Más allá de la futurista anécdota, según las cifras de la gente del Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC) la recompra de acciones goza de buena salud. Banco Macro cerrará el año con un 17% de su flamante floating recomprado, mientras que Pampa Energía habrá cosechado 9% del floating y más del 7% de su capital social. Hay más: para Banco Patagonia, la cuenta arroja 7% de su free-float mientras que Cresud y Edenor ya tienen en cartera 4,8% y 1,9% respectivamente de las acciones que se encontraban en cotización.

“Inicialmente la idea de las recompras fue ponerle un piso al precio de la acción en el mercado”, dijo Leonardo Chialva, analista de Delphos Investment. Sin embargo, Chialva señala que la decisión de las compañías por rescatar sus papeles de la plaza “se intensificó” con el malestar que provocó en el mercado la decisión gubernamental de dejar de lado el sistema de capitalización previsional. “En ese momento hubieron pronunciamientos más claros, ya que la idea de las empresas siempre fue tener un número de inversores lo más atomizado posible y no concentrado en un solo inversor como será la Anses”.

Liquidez, divino tesoro

A pesar de que tradicionalmente un anuncio de recompra se “lee” como un signo de confianza y mayor credibilidad en el management bursátil, los analistas señalan que ahora la situación es distinta. Según comentan en la city, el desfasaje entre la realidad de la compañía y los precios del mercado tienen su origen en que “la tasa de descuento que aplican los inversores hoy es muy alta”. “Si la macro y los balances continúan en buen sendero, la recompra de acciones es el mejor negocio que pueden hacer las compañías”, dijo un operador.

Sin embargo uno de los problemas que sale al encuentro es la falta de liquidez que esto genera en el mercado. Señalan que la bolsa se encuentra en pleno proceso de concentración y caída de sus negocios y que tanto la crisis, como la salida de las AFJP fueron nocivas para mantener el volumen. A esto se suma, ahora, la recompra de acciones.

El otro problema es legal: el artículo 68 de la Ley Nº 17.811 establece que el total de las acciones adquiridas y en cartera de la sociedad que recompra, en ningún caso podrá exceder el 10% del capital social. Claro que esta norma fue “suspendida” por la resolución 535 de la Comisión Nacional de Valores hasta fin de año. ¿Continuará?

Por Julián Guarino.

Temas en esta nota

    Cargando...