Ya en diciembre el Gobierno se ahorrará u$s 313 millones por la estatización de las AFJP

El 52% de los cupones en pesos está en manos de las administradoras, con lo cual pasará a la ANSeS. El del warrant es el segundo vencimiento más importante del año.

Por
05deDiciembrede2008a las07:38

Primer triunfo fiscal del Gobierno K después del manotazo a los fondos de las AFJP. La medida, controvertida por donde se la mire, permitirá ahorrar u$s 313 millones que las administradoras privadas deberían cobrar por el pago de los cupones atados al PIB, este 15 de diciembre. Si bien el traspaso de los activos hacia la ANSeS aún no se concretó, el pago es una anécdota ya que rápidamente ese dinero volverá a las arcas oficiales.

El monto que el Gobierno se ahorra no es menor, dado que el total a pagar por los warrants (sin descontar la porción que tienen los fondos) asciende a u$s 1.420 millones, el desembolso más alto después de los u$s 2.346 millones que se abonaron por el Boden 12 en agosto pasado.

Para pasar en limpio, las AFJP tienen (o tenían) el 52% de los cupones en pesos, el 8% de los emitidos en dólares bajo legislación local, y el 1,4% de los dolarizados ley extranjera. Por los warrants en moneda local en tenencia de las administradoras, se pagarán u$s 303 millones, mientras que los u$s 10 millones restantes corresponden a las emisiones en dólares. De ahí que el Gobierno venía rescatando –cuando hacía las recompras en el mercado– principalmente los cupones en pesos. De hecho, el 45% de las operaciones eran por estos instrumentos. Más aún, según se calcula en la city, los cupones PIB en moneda local explican el 43% del total que circula en el mercado.

Un dolor de cabeza

Para el fisco, el hecho de reducir la carga que tenían por los pagos del cupón resulta interesante. El primer pago, a fines de 2006 por el crecimiento del 2005, le salió al Estado u$s 389 millones. Pero, debido al “crecimiento chino”, el país tuvo que pagar cada vez más: el año pasado la cuenta más que se duplicó y tuvo que desembolsar u$s 821 millones. Claro que el instrumento tiene “casi asegurado” un pago adicional al que se realizará este año: en diciembre del 2009 (gracias al crecimiento de este año), se deberían pagar casi u$s 2.000 millones según proyecciones. Con una economía en franco descenso y pronósticos apocalípticos dando vueltas, el inversor corre riesgo de no ver un peso en 2010 ya que el país tiene que crecer más del 3,29% para que se gatille un pago. Vale recordar que el cupón abona el 5% del excedente entre el caso base (pautado en 3,29% de crecimiento) y el PIB real. Para el inversor, la cuenta es clara. Comprando al precio actual de mercado y esperando el pago que se efectuará en tan sólo 10 días, el ahorrista recupera entre el 35% y 45% de la inversión inicial. Un recupero prácticamente imposible de encontrar en otra jugada (de riesgo) financiera.

Por Leandro Gabin.

Temas en esta nota

    Cargando...