Wall Street se ilusiona con el plan de Obama pero ya anticipa que su optimismo durará solo hasta fin de año

El Bovespa se subió a la ola y ganó 8,3%. Los analistas creen que la bolsa podría subir entre un 10 y 15% en lo que resta de 2008, para después volver a caer en enero.

Por
09deDiciembrede2008a las07:36

Si cree que todo es imposible no debería interrumpir a los que están intentándolo. Así piensan aquellos que ven las próximas tres semanas como una oportunidad para subirse a una ola alcista que pondrá a los precios de los activos por encima de sus valores actuales y que deciden hacer caso omiso a las cifras que confirman la recesión global. Porque a pesar del sopapo que significó el dato de empleo en los EE.UU. del último viernes (el mayor en los últimos 32 años), en la city neoyorquina transpiran optimismo cortoplacista, una especie de revancha en cuentagotas y con fecha de vencimiento para los alicaídos precios de los mercados bursátiles. En el mapa, la recomposición podría rondar entre 10% y 15%, pero los analistas optan por no acotar la expectativa de suba.

Ayer el entusiasmo tuvo su justo precio en el mercado. El plan de estímulo económico anunciado por el presidente electo de los Estados Unidos, Barack Obama, sobre inversión en infraestructura, le puso una dosis de buen humor a una jornada donde la recuperación del precio del petróleo (ganó 8% hasta u$s 41) y la expectativa de que finalmente operará ayuda estatal a las compañías automotrices por u$s 15.000 millones, tuvieron sabor a triunfo.

El Dow Jones ganó 3,46% lo por momentos ubicó al indicador por encima de los 9.000 puntos, un dato técnico relevante para aquellos que esperan subas hacia fin de año en los mercados. El optimismo en Nueva York, en los mercados europeos y en las plazas asiáticas se amplió a los indicadores bursátiles de América latina, donde el Bovespa brasileño recuperó 8,31 %, mientras que el real terminó a 2,51 unidades por dólar.

“Creemos que habrá una reducción de la aversión al riesgo y un impulso de los precios provocado por la atención protagónica que ha tomado la crisis en los planes del nuevo gobierno de Estados Unidos”, señaló Enrique Álvarez, analista de Idea Global. Álvarez, quien fue más allá: “incluso pesará más la falta de malas noticias, antes que la aparición de las buenas que provocará Obama”. En la misma línea Alberto Bernal, jefe de estrategia de Bulltick Capital Markets, sostuvo que “existe alto consenso sobre los mínimos a los que han arribado los precios y que de aquí y hasta fin de año la expectativa conjunta es de suba”.

Bernal explica que “los precios descuentan un escenario catastrófico que, en líneas generales, no se está corroborando y que de a poco debería dar lugar a una recuperación”. A la hora de precisar cómo operaría esta lógica de optimismo recargado y con ribetes técnico-bursátiles, el analista opta por no discriminar entre mercados centrales y emergentes “porque los une una misma lógica a todos” y mensura el positivo impacto en un 10 % o 15 % de suba.

Sin embargo, para los analistas, la cuestión podría cambiar a comienzos de 2009. Sostienen que en el primer día hábil habrá un relanzamiento de las estrategias y que entonces la mayoría de los inversores “empezará de cero”. Por eso, la ecuación regala optimismo para las próximas 3 semanas, pero está muy lejos de arrojar luz sobre lo que se espera para comienzos de 2009.

Por Julián Guarino.

Temas en esta nota

    Cargando...