En Wall Street preocupa la combinación de dólar alto, tasas y salida de depósitos

Prevén un tipo de cambio a $ 3,50 para fines de este año y de $ 4 para el cierre de 2009. Advierten que deberán subir las tasas para evitar la fuga de depósitos al dólar.

Por
09deDiciembrede2008a las07:37

“El Banco Central va a tener menos ataduras para dejar ir el dólar. Hoy (Martín) Redrado asume un menor costo político si se devalúa el peso porque tiene que seguir –de alguna manera– la depreciación del real en Brasil e intentar que la economía no se desacelere tan fuerte como está sucediendo. Es lo que viste la semana pasada: si se escapa el dólar en Brasil no le va a quedar otra que acompañar esa tendencia”, explicó un operador de Wall Street con respecto a los últimos movimientos del peso argentino. El billete verde subió 8 centavos en cinco ruedas cambiarias y despertó la eterna apuesta sobre su futuro valor. Desde los grandes bancos que operan en Nueva York (por caso Barclays Capital, BNP Paribas o Goldman Sachs) y renombrados brokers (Bulltick Capital Markets o IDEAglobal) se estima un tipo de cambio en $ 3,50 para fines de este año y de alrededor de $ 4 para el cierre del 2009 (aunque BNP prevé un máximo de $ 4,20 el año próximo).

Si bien hablan de un natural deslizamiento para “competir” con el mayor socio comercial del país, el riesgo es que los depositantes corran hacia el dólar para cubrirse de una mayor devaluación. “No nos sorprende la reciente depreciación del peso ya que el país ha estado sujeto a un significativo shock en términos de intercambio. Además, las recientes acciones del Gobierno contribuyeron a mantener bajos niveles de confianza”, le dijo a El Cronista Alberto Ramos, jefe para América latina de Goldman Sachs. “El riesgo es que la depreciación de la moneda pueda llevar a una mayor dolarización de los ahorristas, lo que presionaría aún más al peso. Una moneda más débil, además, contribuye a mantener la inflación alta”, consignó. En la misma línea, Rafael de la Fuente, jefe para Latinoamérica en BNP Paribas desde Nueva York, señaló que “el riesgo con la devaluación es cómo el gobierno maneja el modelo económico”. “Si el tipo de cambio se deprecia, tienen que subir las tasas de interés. Argentina necesita que los capitales se queden en el país, y la única manera es con un ajuste fiscal o que las tasas se vayan más arriba. Deberán retribuir más los ahorristas para que no caigan los depósitos bancarios”, manifestó.

Para Alberto Bernal-León, jefe de estrategia macroeconómica de Bulltick Capital Markets, “el futuro del peso argentino es desconocido”. Por un lado, dice, la devaluación ayuda a compensar la pérdida de competitividad con Brasil, pero –por el otro– mantener estable la moneda contiene las expectativas inflacionarias y reduce los riesgos de una corrida bancaria. “En nuestro caso base, el Banco Central continuará con una devaluación controlada del peso. Creemos que el Central tiene suficientes municiones para hacerlo bajo condiciones normales”, vaticina Bernal.

Un afilado trader, visto desde el negocio, decía: “Va a ser más difícil hacer tasa en el corto plazo. O sea, vender dólar a $ 4 porque sabías que no iba a llegar a eso ni por casualidad. Es todo más enigmático ahora”.

Por Leandro Gabin.

Temas en esta nota

    Cargando...