Prometen que habrá créditos para vivienda a 30 años y tasa negativa

El monto máximo podría llegar a $ 200.000 o $ 300.000 con tasa subsidiada y a plazos de 20 o 30 años por el 70% del valor pagado. Las cuotas empezarán en $ 1.400.

11deDiciembrede2008a las07:32

El anuncio llegará después del megaplan de obras públicas por $ 71.000 millones, a realizarse el próximo lunes 15. Pero se trata de una de las cartas fuertes que tiene el oficialismo para reconquistar los votos de la clase media. En forma paralela a la construcción de viviendas para la clase media, anticipada ayer por El Cronista, también habría créditos hipotecarios a tasa negativa, bastante debajo del 10% y destinada a la adquisición de viviendas familiares nuevas y usadas.

El plan, que se analiza en Olivos, consiste en otorgar una tasa subsidiada a quienes pretendan pasar de inquilinos a dueños. Algunas fuentes hablan de 3% a 4% anual, mientras que otros ubican el interés en 7 a 8%. En cualquiera de los dos casos, el crédito será en parte subsidiado por el Estado. Hasta ahora, la variante que se maneja es que los créditos sean canalizados mediante el Banco Nación, pero con fuerte control de la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda. “También podemos sumar otros bancos del sistema, con el mismo esquema pensado para el Nación: tasas negativas logradas sobre la base de subsidios que manejaremos nosotros”, apuntó una fuente de esa Subsecretaría.

Desde esta área que reporta al Secretario de Obras Públicas, José López, se manejan todos los planes de vivienda. “La subsecretaría a cargo de Luis Bontempo será la que subsidie la tasa, y además buscará dinamizar el otorgamiento de créditos”, aseguró una importante fuente oficial. Si no fue un tiro por elevación a Mercedes Marcó del Pont, presidenta del Banco Nación, se pareció bastante. Algunos kirchneristas que apenas asumió su cargo, Marcó del Pont dio de baja el Plan Inquilinos para Vivienda Unica; otros señalan que en los hechos apenas funcionaba.

Con la consigna de no repetir esa experiencia, se busca que los préstamos hipotecarios tengan, al igual que los planes de vivienda, un componente de subsidio directo. En estos últimos se aplica a la cuota, en los créditos prometidos será sobre la tasa. Otra condición importante es que financiarán el 70% del valor de las propiedades adquiridas. Se buscará que estas sean mayoritariamente nuevas, y provengan de planes presentados por las constructoras en la Subsecretaría de Vivienda. Pero la línea de créditos también podrá extenderse a propiedades usadas.

Por ahora no se definieron montos máximos a prestar, aunque se espera que vayan de $ 200.000 a $ 300.000. El plazo del préstamo será lo más largo posible: 20 a 30 años. Mientras que la cuota promedio puede estar entre los $ 1.400 a $ 1.800. Como usualmente se exige un máximo de 30% en la relación cuota/ingreso, podrán acceder las familias que justifiquen más de $ 4.700. “De esta forma podemos llegar a vastas capas de la clase media que hoy llegan al alquiler pero nunca a la vivienda propia”, explicó un operador del kirchnerismo.

La fuente de financiamiento todavía está en análisis. Algunos funcionarios pretenden que el dinero provenga de la ANSeS, pero vaticinan críticas sobre las decisiones tomadas con el dinero de los jubilados. Otros, en cambio, señalan que pueden movilizarse los capitales repatriados que –a cambio de bonos– permanezcan en el Banco Central durante algunos años. “Los capitales que sean repatriados pueden tener destinos de gran impacto social, como los créditos hipotecarios que hoy prácticamente no existen”, analizó un ultrakirchnerista.

Según la Subsecretaría de Vivienda, entre mayo del 2003 y junio de 2008 se terminaron más de 207.000 viviendas y empezaron a construirse casi 118.000 (ver abajo). Para los especialistas, el déficit habitacional del país ronda las 3 millones de viviendas, por eso nunca bajan los precios d

Temas en esta nota

    Cargando...