Caída en el precio de los insumos está lejos de compensar la baja de los granos

Mientras los valores de los commodities del agro se desplomaron casi 50%, los costos directos de producción solo se recortaron 12%. Productores reclaman un shock impositivo.

Por
12deDiciembrede2008a las07:11

La baja en los precios de los granos que se verifica desde julio a esta parte está ahogando a los empresarios agrícolas locales, quienes, por haber comprado insumos en los meses de precios pico, están vendiendo a cuentagotas su producción, con un balance negativo.

Las firmas comercializadoras de insumos, como semillas, fertilizantes y agroquímicos, tienen meses de ventas fuertes entre marzo y junio, sobre todo a los grandes productores, más organizados por una cuestión de escala. El resto, compra a lo largo del año, hasta entrado agosto, y algo en noviembre. Sólo ellos podrán ahora aprovechar una merma de precios que, encima, tiene gusto a poco si se la compara con las pérdidas de valor de los granos.

Entre el primer día de julio y el primero de diciembre, el maíz bajó 45% en la plaza de Rosario, liderando la debacle de precios. El girasol cayó 38% en el mismo período en Rosario, hasta los $ 620 la tonelada; el valor del trigo se recortó un 36% en la misma plaza, hasta los $ 273 por tonelada, mientras que el precio de la soja se recortó 25%. En el mismo lapso, según datos de la Bolsa de Cereales, los costos directos, que incluyen semillas, agroquímicos y fertilizantes, bajaron 9% para el maíz, 8,7% para el girasol, 5,8% para el trigo, y 12,5% para la soja. El otro gran insumo de la industria, el gasoil, no dio señales de baja en el interior del país.

Desencajados

“Estamos trabajando a pérdida”, le dijo a El Cronista Marcos Rodrigué, empresario de la firma La Redención, e intendente de la cordobesa localidad de Inriville. “En un acto de sensatez, el Gobierno debería recortar más las retenciones”. Lo dijo con referencia a la baja del 5% a las alícuotas del impuesto a las ventas externas que pesan sobre el trigo y el maíz, que, según confirmaron otras fuentes, fue entendida como una “cargada” por el sector empresario cuando fue anunciado, la semana pasada.

Según el presidente de la asociación Argentrigo, David Hughes, el impacto de la baja del precio se intensifica porque los productores no pudieron asegurarse un precio de ventas en el mercado de futuros. El empresario coincidió con el diagnóstico de que los agricultores cosecharon su trigo a pérdida, y lamentó que, pudiendo hacerlo, no se haya evitado el efecto adverso de la crisis.

El recorte de los plazos de embarque que anunció la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) en mayo, la incertidumbre de los precios durante la vigencia de las retenciones móviles y, en menor medida, los paros de comercialización durante el conflicto, que alcanzaron adhesiones en los mercados a término, impidieron la normal operatoria y dejaron a los productores sin cobertura.

Según el especialista de la BdeC, Ramiro Costa, “operar futuros podría haber paliado completamente el efecto de la baja de los precios”.

Por Julieta Camandone.

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota

Seguí leyendo