El dinero nunca fue tan barato en EE.UU.

La tasa caería a 0,5%, aunque algunos arriesgan 0,25%. Hoy se difunden también los precios minoristas. Preocupan los balances de Goldman Sachs y Morgan Stanley.

Por
16deDiciembrede2008a las07:32

Ya no quedan ni rastros de ese poderosísimo Ben Bernanke que era capaz de mover los mercados de todo el mundo con una sola palabra. La recesión logró dejarlo más débil, y el buen banquero podría terminar hoy agotando casi todo su poder sobre las tasas. Esta tarde, a las 16.15 hora argentina, el comité de Política Monetaria de la Fed resolverá un recorte de entre 0,5% y 0,75% en su tasa de interés de referencia. La dejará así en su menor nivel desde que se tiene registro, pero tendría un impacto irrelevante.

Wall Street volvió a titubear ayer después de conocer datos económicos de actividad y de precios, que confirmaron la recesión y la deflación. El dólar tocó un mínimo en dos meses contra el euro al tocar los u$s 1,37, y los indicadores en Nueva York terminaron en rojo: 0,75% abajo el Dow Jones, 2,10% el Nasdaq y 1,27% el S&P 500. La mega estafa de la que hoy todos hablan en Wall Street tuvo su impacto (ver pág.4), pero también los datos macro y la demora en el rescate para las automotrices, explicó el economista Luis Palma Cané. Tampoco ayudó mucho la expectativa que crea la llegada de los balances de Goldman Sachs y Morgan Stanley hoy y mañana.

Pero nadie cree aún que el dólar pueda seguir debilitándose en el mediano plazo, básicamente por dos razones: porque Europa seguirá bajando sus tasas, y porque se espera que el primero en salir de la crisis actual será el primero en entrar, es decir, Estados Unidos. Ayer se supo que la producción industrial de ese país bajó 0,6% en noviembre, y que el índice de la condición general de negocios “Empire State” de la Fed de Nueva York volvió a bajar. Un informe advirtió que este mes las condiciones “se deterioraron significativamente”, y que el componente de los precios pagados pasó a negativo, con una caída mensual récord a 7,45 en diciembre, desde 20,48 en noviembre.

Hoy, además, el Gobierno de Estados Unidos informará el índice de precios al consumidor de noviembre; y el mercado cree que, por tercera vez en cuatro meses, será negativo. La deflación es, precisamente, uno de los grandes problemas con los que debe lidiar la Fed, porque hace más elevadas las tasas de interés en términos reales.

Por eso, las expectativas están puestas en otras decisiones que podría tomar la Fed, respecto de planes destinados directamente a la actividad.

“El recorte no va a tener un impacto real, sino psicológico”, agregó Palma Cané.

Temas en esta nota

Seguí leyendo