Se perderán US$ 1100 millones por la menor cosecha de trigo

El producto bruto que genera la cadena del cereal caerá a unos US$ 4500 millones.

17deDiciembrede2008a las07:13

En un año para el olvido para el trigo, que terminará con una cosecha por lo menos un 40 por ciento por debajo de la campaña pasada y será la peor de los últimos 14 años, la cadena del cultivo sufrirá un importante recorte de ganancias. En concreto, por la reducción de la producción de 16,3 a 10 millones de toneladas, según las estimaciones más optimistas sobre la recolección del cereal, el sector se perderá de generar ingresos por unos 1100 millones de dólares.

Así se desprende a partir de un estudio realizado por el Instituto de Estudios Económicos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires para la Asociación Argentina de Trigo (Argentrigo). "Son millones de dólares que se dejarán de mover en la economía", dijo Ramiro Costa, uno de los autores del trabajo.

El cálculo es simple. Se estima que para el año pasado, con 16,3 millones de toneladas de producción, el valor de la cadena del cereal, que incluye desde productores, insumos, comercialización, industria, exportación y productos panificados, se ubicó en US$ 5600 millones, considerando precios de comercialización de enero de 2007. Ahora, con unos 10 millones de toneladas, el producto bruto del trigo estará en US$ 4500 millones. Habrá un recorte del 20 por ciento en la generación de riqueza.

En tanto, si la comparación se hiciera con la campaña 2006/2007, cuando hubo 14,7 millones de toneladas, lo que dejaría de entrar en la cadena son US$ 800 millones. En esa oportunidad, el producto bruto del trigo alcanzó los 5300 millones, incluyendo productos elaborados, y representó un 2,2% del PBI.

Con esos datos fue la cadena que más valor agregó del promedio de las cadenas del país. Así, mientras en la economía por cada peso de venta hubo $ 0,55 de valor agregado, la cadena de trigo aportó $ 0,58 por cada peso de venta. Igualmente, con una transferencia al fisco por US$ 1700 millones, el 30 por ciento del valor agregado del cultivo fue a impuestos, desde retenciones a otros tributos.

En el fondo, el trabajo preparado para Argentrigo busca mostrar que, tanto o más importante que otros rubros de la economía, hay un valor que se genera a partir de un mínimo grano de trigo y que llega hasta otros sectores, como los insumos, comercialización, molinería y hasta la panificación para el consumidor. "Queremos crecer como cadena", expresó David Hughes, presidente de Argentrigo, que ayer fue anfitrión de la presentación del estudio.

Caída en el negocio
Con todo, la menor facturación estimada obedece a que con una producción en baja se exportará menos y también se harán menos fletes.

Para tener una magnitud del cambio de tendencia, hace dos campañas se vendieron al exterior 9,5 millones de toneladas del cereal. Pero con la nueva cosecha como mucho quedará un saldo de 4 millones de toneladas. En ese momento también se hicieron 780.000 viajes por camión. Ahora esto es una incógnita.

Con los productores terminando la cosecha con rindes que están entre los peores de la última década, ya hubo, además, una retracción en la compra de insumos. Con todo, al interior de la cadena los molinos no sufrirían cambios fuertes. De procesar 5,8 millones de toneladas en 2006/2007 podrían mantener un volumen cercano. De hecho, hasta septiembre pasado estaban en 4,7 millones y se espera que superen con holgura los cinco millones de toneladas.

En tanto, en la economía concreta del campo hoy el cultivo está afectado por una fuerte pérdida de rentabilidad. Según Márgenes Agropecuarios , revista especializada en temas del sector, en el sudeste bonaerense, la mejor zona para el cereal, con un rinde de 5000 kilos por hectárea, el margen bruto es negativo en -24,8 dólares por hectárea. "Y esto sin considerar gastos de estructura ni impuestos", añadió el productor

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota

Seguí leyendo