Bernanke promete inundar de dólares la economía

El Banco Central estadounidense aplicará ahora políticas no convencionales con tal de salvar a la economía. Analistas dicen que es una medida acertada pero alertan por riesgos a futuro para la Fed. Wall Street celebró la audacia con un rally.

17deDiciembrede2008a las07:47

Desorientando otra vez a los mercados, Ben Bernanke hizo su mayor jugada desde que llegó al trono de la Reserva Federal en febrero de 2006. En una medida unánimemente catalogada como audaz, la Fed llevó el costo del dinero a prácticamente 0%. En una novedosa estrategia, Bernanke recortó –por décima vez consecutiva– la tasa de fed funds desde el 1% a un rango de entre 0%-0,25%. Un cuarto de punto más o un cuarto de punto menos es sólo una anécdota. El dinero, en EE.UU., está regalado. Pero lo que más impactó a los mercados fue la crudeza del comunicado, ya que desnudó la severa crisis que afronta EE.UU. (y que seguirá por un buen rato), y la determinación por inundar de dólares al circuito económico para revivir a la economía de la más profunda recesión desde la Gran Depresión. El mecanismo que deslizaron será recomprar deuda y títulos del Tesoro (el rendimiento del T-Bond a 10 años cayó ayer a mínimos de 2,36% anual). Quedó en claro que Bernanke apuesta a todo o nada con esta medida, algo aplaudido por Wall Street que terminó subiendo hasta 5,40%.

Deme dos, tres, cuatro...

“Van a comprar bonos del Tesoro, todas las emisiones de Fannie Mae y Freddie Mac, las deudas por tarjeta de crédito....absolutamente todo. Abren la puerta para comprar lo que quieran. Obviamente esto tiene un riesgo ya que se deteriora el balance del banco central y genera déficit cuasi-fiscal”, dice Alberto Bernal-León, un sobreviviente del caído Bear Stearns que se desempeña en Bulltick Capital Markets.

La clave es que la Fed tiene la máquina para imprimir alegremente billetes verdes, algo de lo que ahora abusará para combatir la recesión. “Es que buscan un shock de confianza. Saben que los movimientos de política monetaria se agotaron y que el enfoque sería otro a partir de ahora. Se acabó intervenir a los mercados vía la tasa de interés, ahora empieza otra forma mucho más directa”, explica Enrique Álvarez, director de IDEAglobal en Nueva York. Es más, en el comunicado la Fed dejó en claro que el período de tasas bajas estará por un buen tiempo.

“Bernanke está diciendo que se acabaron las políticas convencionales. Ahora van a seguir comprando activos ‘tóxicos’ y T-Bonds. La diferencia entre ellos es que para adquirir los bonos del Tesoro es pura emisión monetaria, mientras que la Fed puede rescatar deuda hipotecaria y después venderla en el mercado cuando los precios se estabilicen”, señaló Isaac Cohen, consultor y ex director de la Cepal en Washington. También desde la capital de EE.UU., Claudio Loser –ex Fondo Monetario Internacional y actualmente en Diálogo Interamericano– afirma que “ahora inyectarán liquidez y expandirán la base monetaria, como hizo Japón durante su recesión”. “Hay riesgos para la Fed, porque compra activos de baja calidad a cierto precio y hay que ver cómo se refleja en el balance. Si bien considero que hicieron lo único que podían hacer, esta ayuda no creo que sea más importante que el resto de los paquetes de rescate que ya se hicieron”, arriesga Loser.

Rally navideño

Si bien queda muy poco tiempo para terminar el año, algunos siguen preguntándose si –de una vez por todas– los mercados tendrán el ansiado rally navideño. “Hasta hace poco el mercado estaba ‘muerto’, pero la medida de la Fed en cierta manera los manipuló. Creo que podría darse una seguidilla de jornadas alcistas pero siempre está la posibilidad de que alguna noticia negativa termine desinflándolos”, reconoce Álvarez. El quiebre se daría si los inversores avizoran una recuperación del crédito (que impulsaría a la economía), alg

Temas en esta nota

Seguí leyendo