Detectan evasión en la venta de soja

Según la ARBA, llega al 70% en el pago de ingresos brutos de productores que usan el sistema de silobolsas.

22deDiciembrede2008a las07:06

LA PLATA.- Mediante el uso de tecnología satelital y un sofisticado procedimiento de inteligencia y evaluación de ganancias, el gobierno bonaerense prepara para el próximo año una ofensiva que pretende regularizar el cumplimiento fiscal de los productores agropecuarios, en especial los que utilizan el difundido sistema de acopio con silobolsas.

Según un estudio preliminar basado en casos testigo, al que accedió LA NACION, ARBA detectó una evasión del 70% en el pago del impuesto a los ingresos brutos por parte de propietarios rurales que, hasta octubre último, habrían omitido declarar silobolsas que almacenaron 3692 toneladas de soja, con un valor de mercado de $ 2.308.258 durante la campaña 2007-2008.

Con la incorporación de imágenes satelitales de alta resolución ( quickbird ), que permitirán calcular variaciones de stock almacenado en silobolsas, el director de la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA), Santiago Montoya, se propone ahora avanzar en la liquidación de las ganancias estimadas de 7286 productores, catalogados como "contribuyentes reticentes", que, para el fisco, no declararon la venta de su producción acopiada.

Pagos a cuenta

De hecho, según confiaron fuentes de la ARBA, el organismo ya preliquidó pagos a cuenta para 500 contribuyentes reticentes dueños de predios de más de 230.000 hectáreas, por un total de $ 2 millones en concepto de impuestos evadidos. De los registros de la oficina recaudadora provincial surge que de los 7286 titulares rurales inscriptos en ingresos brutos que fueron considerados reticentes, sólo 4684 poseían valor de producción en la campaña 2006 y 2007.

"Esta investigación avanza en precisión de la información. Las herramientas que incorporó el fisco permiten conocer de manera fehaciente las ventas efectivas realizadas por los productores y compararlas con las declaradas por los contribuyentes como base imponible de ingresos brutos", afirmó Montoya.

En el informe se destaca el alto nivel de marginalidad del sector agropecuario, que es calificado por las autoridades de ARBA de "mala conducta tributaria". El funcionario provincial sostuvo: "La nueva técnica aplicada sirve para desmembrar un círculo de comercio irregular, en el que no se informaba a la autoridad de aplicación la existencia de los silobolsas ni la comercialización de esos productos".

El método utilizado para calcular la base imponible se basa en la presunción de rendimientos de cultivos agrícolas y determina un valor relativo a través del índice de vegetación por diferencia normalizada (IVDN), o "índice verde", que surge de las imágenes del satélite Landsat -que explora la superficie provincial cada 15 días- de cada cultivo, que se relacionan con datos obtenidos en el campo e información de rendimientos promedio de, entre otras fuentes, la Secretaría de Agricultura.

El uso de silobolsas proliferó este año, a partir de la crisis que enfrentó al campo con el Gobierno. Muchos productores comenzaron a guardar su producción ante la merma de la rentabilidad y la incertidumbre generada por el conflicto, a lo que últimamente se sumó la caída de los precios internacionales. Ante esto, Montoya, que hace más de cuatro años comenzó una pertinaz investigación sobre el sector y en 2007 lanzó el plan de control fiscal agropecuario, mandó a sus sabuesos a posar la atención en esas enormes bolsas desplegadas en los campos bonaerenses.

La provincia puede aplicar la estimación de ingresos no declarados gracias a la entrada en vigor, en julio último, de una reforma de la ley 13.850, que posibilitó la utilización de los valores de producción estimados por el denominado "índice verde" para la liquidación de pagos a cuenta.

Reparos entre productores

Las entidades rurales

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota

Seguí leyendo