El impacto empezará a notarse en uno o dos años

Las decisiones tomadas por los productores en estos años impactará en el mercado recién en 2010 y 2011.

Por
26deDiciembrede2008a las07:36

"El actual nivel de faena no es sustentable en el mediano y largo plazo. Porque no debemos olvidar que las hembras son un bien de cambio, pero también un bien de capital. Cuando cumplen la primera función, dejan de cumplir la segunda, lo cual impone una restricción a futuro", señala el informe, que más adelanta advierte que "en la medida en que las señales que reciben los productores (fundamentalmente los criadores) no se modifiquen, las conductas tampoco y entonces en los próximos años las tensiones actuales se profundizarán".

 

Las decisiones tomadas por los productores en estos años impactará en el mercado recién en 2010 y 2011, ya que transcurren por lo menos 30 meses entre que se decide preñar una hembra y que se envía a faena un animal. A esto se le agrega la cuestión climática, que este año jugó en contra, con sequía en La Pampa, Buenos Aires, Río Negro, Santa Fe y Chaco, que forzó aún más la liquidación de animales.

 

En los primeros nueve meses del año el mercado interno absorbió 2,021 millones de toneladas res con hueso, pero en términos absolutos la oferta se contrajo en 34.265 toneladas. Sin embargo, las exportaciones cayeron 21 por ciento, lo que permitió liberar 79.615 toneladas. En enero y setiembre, el consumo interno por habitante se ubicó en 67,9 kilos anuales, es decir 1,3 por ciento por encima del mismo período del año pasado.

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo