Hubo espíritu navideño en Wall Street pero no para las acciones argentinas

En una jornada reducida por la festividad navideña, Wall Street logró recuperar apenas 0,58% gracias a que los datos que se dieron a conocer no fueron tan malos como se esperaba.

26deDiciembrede2008a las07:46

Por primera vez en tres días, los maltratados inversores que anidan en los recovecos de esa calle que todavía se llama Wall Street –pero que algunos prefieren etiquetar de “Wall Mart Street” por lo bajo de los precios–, se sintieron más optimistas. Eso sí: cada vez son menos (inversores y optimistas). Otro dato: no estuvieron tan satisfechos con los papeles argentinos que cotizan en esa plaza. En resumen, nada que vaya a cambiar la volatilidad, bajo volumen y apatía que se espera para la jornada de hoy.

El miércoles el Dow Jones ganó 0,58% en su recorrido (más corto de lo habitual debido a las festividades navideñas) a partir de datos macroeconómicos que si bien continúan empobreciendo las expectativas sobre una recuperación de la economía, fueron menos dañinos de lo que esperaban los analistas. Es que por estas horas, hasta eso basta para justificar algún repunte marginal en los precios. Sin embargo, la enrevesada lógica no se aplica para los papeles locales. En rigor, los inversores habilitados para negociar con papeles argentinos en Nueva York aprovecharon las pocas horas que tuvo la rueda para desprenderse de activos locales. El miércoles, las acciones de compañías argentinas llegaron a perder hasta 6% (Edenor) como consecuencia de esta gran apatía que se ha entronado en las plazas bursátiles.

En esta línea de destacaron (pulgar hacia abajo) Grupo Galicia, que cayó 4,25%; Banco Macro, que perdió 3,42 %; Francés que restó 3,28% y hasta Tenaris que también volvió a reducir su precio, esta vez 1,65%.

Además se sumaron los malos datos de Petrobrás Energía, que perdió 1,46%, Telecom que restó 2,13% e YPF que también retrocedió 0,54%. Entre la subas, merece destacarse la de Transportadora de Gas del Sur que logró trepar 3,62%.

Los datos macro mandan

Mientras se espera la llegada de los datos sobre confianza del consumidor que se conocerán el próximo martes, el mercado deberá cerrar la semana con los números que se tuvieron hasta ahora. Los antecedentes inmediatos no dan demasiado margen para soñar. Los inversores traen en la mochila más datos dados a conocer el miércoles que pusieron en evidencia, una vez más, la erosión del mercado laboral en EE.UU., la cautela de los consumidores en sus gastos y un constante descenso en la actividad empresarial.

En la última semana se tramitaron 586.000 pedidos de ayuda por desempleo, 30.000 más que en la semana anterior. Se trata de la cifra más alta en 26 años, según cálculos del Departamento de Trabajo, que además supera a la que se preveía.

El miércoles también se conoció el gasto de los consumidores, que bajó un 0,6% en noviembre, algo menos de lo que esperaban los economistas.

Otros datos relativos a pedidos de bienes duraderos a las empresas de EE.UU. reflejaron un descenso en noviembre del 1% respecto del mes anterior, lo que representó una mejoría frente a la caída del 8,4% que se registró en octubre.

Sin rally navideño ni datos que le vayan en zaga y ameriten el brindis, Wall Street ya se acerca al cierre de la penúltima semana del año con retrocesos en sus precios y nada remotamente parecido a la “exuberancia irracional” de otros años.

El martes, los inversores habían recibido con cierto alivio los datos finales del Departamento de Comercio relativos al comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) entre julio y septiembre, que confirmaron cálculos anteriores de apuntaban a una contracción del 0,5% después de avanzar un 2,8% el trimestre anterior.

De todas formas, según trascendió, los economistas prevén un mayor deterioro de la actividad económica en los últimos meses de este año por l

Temas en esta nota

Seguí leyendo