El índice de precios en las provincias sube hasta cuatro veces más rápido

Río Negro tuvo una inflación mensual de 2%, seguida por San Luis y Chubut. Otros termómetros oficiales también reflejan un alza de precios anual cercana a dos dígitos.

Por
15deJuliode2009a las07:51

La inflación en las provincias sube a un ritmo hasta cuatro veces más rápido que el cuestionado Indice de Precios al Consumidor (IPC). En Río Negro el incremento mensual fue de 2% y aunque hay una gran disparidad, todos los registros superaron con creces los cálculos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Incluso otros indicadores oficiales, como los precios implícitos del Producto Bruto, reflejaron un alza de precios anual de dos dígitos.

Según las Direcciones Provinciales de Estadísticas y Censos, la inflación acumulada durante los primeros meses del año fue de 6,6%, 6,3% y del 6,2% en Entre Ríos, San Luis y Río Negro respectivamente. En el mismo período, la región del Gran Buenos Aires (GBA) presentó los menores niveles de inflación con apenas 2,1%.

La diferencia entre GBA y el resto de las provincias se profundiza al considerar la inflación acumulada durante los últimos doce meses. Entre Ríos con 16,4% encabeza el ranking de inflación acumulada. Le siguieron Chubut con 14,6%, San Luis con 14,4%, La Pampa con 11,5% y Río Negro con 11,2%. Del otro lado, se ubicó el Gran Buenos Aires con una inflación anual de apenas 5,3%.

Otro termómetro

Por otro lado, el Índice de Precios Implícitos (IPI) del Producto Interno Bruto (PIB) también mostró un alza muy superior al del IPC. El IPI no mide la inflación correspondiente a una canasta específica de bienes y servicios sino del conjunto

total de bienes y servicios de la economía. “Abarca precios relevantes para los productores, como el de las materias primas (oro, plata, trigo, maíz, soja) y otros precios mayoristas cuya evolución no necesariamente es percibida por los consumidores”, explicó un informe de Economía & Regiones.

Sin embargo, el IPI registró una variación interanual del 9,6% durante el primer trimestre de 2009 según el Indec, muy por encima de la inflación minorista pero en una clara desaceleración respecto de los últimos cuatro trimestres, cuando llegó a un pico de 15%.

“Los controles de precios que impuso Guillermo Moreno a parte de 2006 tuvieron en una primera instancia una eficacia superior a la esperada. La clave parecía ser que las agrias amenazas que profería el áspero funcionario resultaban creíbles, merced al enorme poder político que por entonces ostentaba Nestor Kirchner”, comentó el economista Federico Muñoz en su último informe.

Cuando los controles comenzaron a fallar llegó el turno de atacar el índice de precios. El informe de inflación de enero de 2007 marcó el comienzo de la intervención morenista al Indec quebrando décadas de buena reputación ganada con esfuerzo por el organismo. “Lo que comenzó como una manipulación puntual sobre algunos rubros del IPC, se extendió con el correr de los meses a casi todas las estadísticas generadas por el Indec”, recordó el texto.

De esta manera, la diferencia entre los indicadores oficiales y el resto de los termómetros se fue ampliando sin que haya terreno firme sobre el que pisar para discutir recomposiciones salariales.

Temas en esta nota

    Cargando...