Las automotrices avanzan sobre los bancos en el financiamiento de los 0km

Fitch Ratings advierte que el financiamiento que se ofrece en las concesionarias del país tienen hoy mejores perspectivas para “sobrevivir“ al impacto de la crisis en el sector.

17deJuliode2009a las07:44

La crisis que atraviesa el sector automotriz golpea fuerte a los bancos locales en el financiamiento para compras de 0 km, pero se muestra benévola con los “brazos financieros” que tienen las propias automotrices en la Argentina. En los últimos años, el financiamiento de estas compañías logró ganar espacio en el mercado frente al resto de los préstamos prendarios que ofrecen las entidades del sistema, hasta contar casi por 40% del total del crédito disponible en este segmento, a nivel local, y alcanzar –en conjunto– un stock de $ 3.750 millones. A ello hay que agregarle –incluso– con mejores perspectivas que sus competidores del sistema financiero para “sobrevivir” en medio de la crisis global.

Así lo advierte un informe especial que la calificadora de riesgo Fitch Ratings adelantó ayer a El Cronista, y que empezará a difundir desde hoy entre sus clientes y en su página web: “Las compañías financieras de terminales automotrices se encuentran en mejor posición respecto de otras entidades que actúan en el sistema financiero argentino; y esto las hace menos vulnerables a los movimientos inesperados de la economía que puedan ejercer presiones en la calidad de las carteras, las alternativas de fondeo e incluso los recursos necesarios para hacer frente al pago de obligaciones”, explica.

El trabajo argumenta que la proporción del financiamiento que se ofrece en las concesionarias era en 2003 de apenas 14,5% sobre el total de los préstamos prendarios del sistema, y que este año llegó a ubicarse en el 38,2% (ver infografía). “El hecho de que las concesionarias tengan un mayor compromiso con la terminal que con los bancos ayuda a que éstas coloquen más estos productos. Y esto se debe a que el trabajo comercial que hicieron las financieras impulsó a tomar más préstamos con ellos, por el ofrecimiento de las “tasas cero” y las promociones para las ventas, entre otras cosas”, explicó la analista de esa agencia, Ana Gavuzzo.

La crisis dejó con mejor salud al crédito de estas compañías que al de los grandes bancos locales, por los menores niveles de morosidad que poseen y el tipo de garantía que tienen en cuenta para prestar. Sucede que, en éstas líneas, el porcentaje financiado durante estos años no superó el 50% del valor del vehículo a adquirir (cuando en otros países ese ratio llega fácilmente al 90%) y la gran mayoría de los créditos otorgados incluyó prendas sobre el auto en cuestión (en la Argentina, la ejecución de este tipo de garantías suele ser bastante más ágil que en el resto). A esto se le suma una estructura administrativa bastante más “eficiente” que en otros países, y hasta una curiosidad que sólo se encuentra en el parque automotor argentino: que el auto usado no pierde tanto valor con el paso de los años, y permite reducir la incobrabilidad para quien lo toma como garantía.

El talón

Sin embargo, “una de las debilidades de este tipo de financiamiento se ve en su fuente de fondeo, que básicamente es capital propio e interbancario. Eso lo hace más vulnerable y le agrega limitaciones en su potencial”, explicó el analista Emiliano Fiori, uno de los autores del informe. El fondeo bancario representaba el 58,2% de los pasivos de estas compañías a fines de 2008, mientras que el resto estaba constituido por capital propio de estas empresas.

El financiamiento del mercado automotriz se encuentra fuertemente concentrado, hoy, en siete compañías, que acaparan el 90,7% de las ventas. Estas son las que poseen participación, directa o indirecta, en el capital de las compañías financieras. La de mayor inserción es General Motors, con 8% del mercado.

Por Ig

Temas en esta nota

    Cargando...