El "picudo negro" amenaza a la soja y no hay cómo controlarlo

El escaso conocimiento biológico de las especies del coleóptero detectado en el NOA, dificulta su estudio en la Eeaoc. Sin embargo, se establecen patrones de emergencia para que la plaga no avance.

Por
17deJuliode2009a las17:27

En el Noroeste Argentino (NOA) el complejo de picudos constituye un serio problema para el cultivo de la soja, debido a su alto potencial de daño, al escaso conocimiento biológico de las especies involucradas y por sus complicados hábitos de vida, lo que dificulta su estudio y control, señaló a LA GACETA Rural la licenciada María Guillermina Socías, de la Sección Zoología Agrícolas de la Eeaoc.

El "Picudo Negro" (Rhyssomatus subtilis, Fiedler 1937), coleóptero de la familia de los "Curculionidae" es una plaga emergente en el cultivo de soja para el NOA. Fue detectada por primera vez en la Argentina atacando brotes tiernos en el estado vegetativo y vainas en el estado reproductivo del cultivo, en las zonas de La Fragua y Nueva Esperanza (Santiago del Estero), Rosario de la Frontera (Salta), y en 7 de Abril (Tucumán), durante las últimas cuatro campañas de soja.

El adulto mide aproximadamente 5 mm de longitud y presenta el cuerpo de forma oval, de color pardo oscuro a negro. La cabeza es pequeña, curvada y densamente punteada, lo mismo que el tórax.

En la cabeza, los ojos se ubican en la porción anterior, separados por la base del pico o trompa, que es delgada, curvada y tan larga como la cabeza más el tórax. Los élitros (alas duras) presentan líneas de puntos o estrías a lo largo de toda su extensión.

El picudo negro ataca tanto en estado vegetativo como reproductivo de la soja. En el primer caso se hallaron adultos alimentándose de los brotes tiernos. Durante el estado reproductivo de la planta, las hembras colocan huevos en el interior de las vainas de soja y las larvas, al nacer, se alimentan de los granos verdes.
Se hallaron también posturas de huevos en tallos y ramificaciones de las plantas. "R. subtilis" es un insecto de gran potencial de daño, dado que tanto la larva como el adulto causan perjuicio al cultivo de soja.

Asimismo, el daño directo de las larvas sobre los granos produce pérdidas en la producción, incidiendo de manera negativa en el rendimiento del cultivo. "R. subtilis" es una especie muy poco estudiada y por ello no se cuenta con información que permita plantear estrategias de manejo y control.

Ante esta situación, investigadores de la sección Zoología Agrícola de la Eeaoc se encuentran realizando estudios para determinar el ciclo biológico y la dinámica de emergencia de la especie, y para conocer y profundizar los aspectos biológicos más relevantes, que permitan un manejo eficiente de la plaga, en el marco de un programa de manejo integrado.

En la última campaña, 2008/2009, se realizaron estudios de la dinámica de emergencia del "picudo negro" en lotes comerciales de Rosario de la Frontera, Salta, observándose el inicio de la emergencia de los adultos del suelo los primeros días de noviembre.

Luego se observaron tres picos de emergencia, todos ocurridos a los pocos días de una lluvia de importancia. El primero se produjo en la segunda semana de enero, el segundo a finales de ese mes y el tercer pico se registró a mediados de febrero. A partir de allí, la emergencia comenzó a disminuir hasta finalizar a mediados de marzo.

Si bien el período de emergencia de los adultos en campo se extendió desde principios de noviembre hasta mediados de marzo, los datos corresponden a una primera campaña de estudio y es necesario avanzar para establecer un patrón de emergencia para la plaga.

Temas en esta nota

    Load More