El futuro de las compensaciones - Por Ignacio Iriarte (*)

Criadores se preguntan sobre cuál es la viabilidad del “feedlot“, si tiene que recibir una ayuda de 250 pesos por animal, con el precio del ternero por debajo del costo.Engordadores sostienen que, sin la compensación, el valor de la invernada sería aún menor y que el subsidio es necesario mientras el Gobierno regule los precios.

Por
24deJuliode2009a las07:32

Las autoridades, por segunda vez en un corto período, habrían asegurado a los "feedloteros" que la plata de los subsidios está contemplada en el presupuesto y que no ven motivos para que se deje de pagar. Pero a medida que las pérdidas en el engorde aumentan y también aumenta el atraso en los pagos –salvo para un grupo de vanguardia– son menos los que están en condiciones financieras de aguantar hasta cobrar la compensación.

Posiciones. Un criador le preguntó a un engordador a corral en un seminario: "Si con el precio del ternero claramente por debajo de su costo de producción, y con el maíz alejado de los valores internacionales y también por debajo de su costo de producción, necesitan un subsidio de 250 pesos por animal para sobrevivir, ¿cuál es la sustentabilidad económica del feedlot en la Argentina?

Respuesta: "Puede ser que usted tenga razón, pero mientras los precios de la carne y del ganado sean controlados por el Estado, sin subsidios es muy difícil –diría imposible– producir carne a corral en la Argentina. Si nosotros dejáramos de operar, por ejemplo en la próxima entrezafra, y la primavera viene bien, el valor del ternero no lo sentiría; pero apenas aparezca la zafra de terneros, el precio del mismo se derrumbaría, porque la invernada pastoril de compra o de acopio hoy en la Argentina no representa más del 30 por ciento de la demanda por terneros. Si desaparece el subsidio, el feedlot va a cerrar unas semanas, hasta que el gordo suba y la invernada baje lo suficiente como para recomponer el margen de utilidad necesario para operar. La variable de ajuste en épocas normales siempre va a ser el precio del ternero, no el feedlot. El engorde a corral ha llegado para quedarse y es más probable que se reduzca el stock de cría en tres o cuatro millones de vacas (como está sucediendo) a que el feedlot desaparezca. Es muy posible que el subsidio luzca injusto y hasta excesivo a los ojos de los criadores, pero una buena parte de la compensación se le transfiere al criador; sin subsidio, el precio de la invernada sería mucho menor. Lamentablemente, cuanto más demoran en pagar las compensaciones, menor efecto tienen éstas sobre el precio del ternero de invernada", razonó el engordador.

Salto. Son muchos los operadores que piensan que el faltante de hacienda (y la suba del gordo) que todos descuentan se dará a partir de setiembre-octubre, puede engancharse con el ya seguro salto de valores que se da entre marzo-abril desde hace cinco años.

"Los feedlots, con una primavera normal, tendrán un índice de ocupación relativamente bajo, probablemente durante varios meses, por lo que no puede esperarse una oferta regular de los corrales hasta bien entrado el año próximo. La oferta pastoril necesitará muchos meses para recuperarse, por las ventas adelantadas y por el menor stock de todas las categorías que habrá. Si el productor y el inversor independiente se dedican a poblar y a reponer todo lo muerto y faenado, la oferta, tanto de gordo como de invernada, puede caer a niveles inéditos para los últimos diez años. No es tan dramático: entre los K y el peor clima en 80 años, la oferta de carne retrocedería diez años. Esto es una buena noticia para los que con suerte (clima) o con espaldas financieras hayan mantenido el stock de hacienda: por muchos años la carne será un producto escaso", destacan.


(*) Analista del mercado ganadero y de carnes.

Temas en esta nota

    Cargando...