Se frenó este mes el proceso de desaceleración de los precios

La inflación volvió al 1% después de tres meses consecutivos de retroceso.

30deJuliode2009a las07:45

El proceso de desaceleración de la inflación en la Argentina se terminó. Después de tres meses consecutivos de baja en el costo de vida, en julio se registró un repunte en los precios. De acuerdo con estimaciones privadas, la inflación de este mes se ubicará en torno del 0,9 o 1 por ciento, lo que implica una pequeña suba en relación con el 0,6 por ciento de junio.

El dato más importante, sin embargo, es que en julio se cortó la tendencia que se había iniciado en abril y que daba cuenta de una marcada desaceleración del costo de vida, como producto de la menor actividad económica.

Después de haber rozado el 25% anual a mediados de 2008, los analistas coinciden en que hoy la inflación anual se ubica en una cifra que ronda entre el 14 y el 15 por ciento. La mayoría de las previsiones, sin embargo, indica que se habría encontrado un nuevo piso, que difícilmente se pueda volver a perforar.

Ajuste en las tarifas
"Hay una carga inercial de la inflación muy marcada, con mecanismos indexatorios que funcionan de hecho por más que en teoría estén prohibidos y que explican que el proceso de desaceleración de los precios esté llegando a su fin. En un año con una clara retracción de la actividad, los precios siguen creciendo a una tasa del 15 por ciento", explicó Rodrigo Alvarez, de la consultora Ecolatina, que proyecta un alza del 0,9 por ciento en el costo de vida de julio y una suba para todo el año del orden del 14 por ciento.

La proyección sobre la inflación es compartida por Jorge Todesca, de la consultora Finsoport, que informó para este mes una suba del 1 por ciento. En su visión, el principal motor del incremento ya dejó de ser el alza de los productos de la canasta básica. Este papel es ocupado ahora por las tarifas de los servicios públicos, como la electricidad y el gas.

"En nuestra medición estamos trabajando con una suba promedio del 20 por ciento en estos servicios, mientras que los alimentos en promedio registran un alza del 0,4% y la indumentaria cierra con una baja del 2,8% por las liquidaciones de temporada invernal", explicó el economista.

En los primeros días de julio, el mayor temor entre los economistas que siguen de cerca la inflación era que los precios de los alimentos registraran un fuerte repunte en el mes debido a la decisión de la Secretaría de Comercio Interior de dar por finalizada la tregua de precios que había impuesto a las empresas antes de las elecciones del 28 de junio. Sin embargo, el efecto recesivo terminó resultando más eficaz que las amenazas de Guillermo Moreno para contener a los aumentos.

"La falta de demanda disciplinó los precios. Los alimentos tuvieron un mes relativamente tranquilo, aunque igualmente la inflación volvió a repuntar hasta ubicarse en torno del 1 por ciento, impulsada por las subas en los servicios", explicó el economista Ricardo Delgado.

Los analistas también destacan que a los alimentos les terminó jugando a favor el hecho de que muchos de los aumentos autorizados por Comercio Interior para productos de almacén y bebidas se vieran compensados por las bajas registradas en verduras, frutas y hortalizas.

"Los alimentos frescos jugaron a favor por un tema estrictamente estacional, aunque el índice de inflación del mes se ubicará por encima del dato de junio, con una suba del 1,1 por ciento", pronosticó Fausto Spotorno, economista jefe del estudio de Orlando J. Ferreres.

Estadísticas, en la mira
Más allá de estas proyecciones privadas, el gran interrogante es saber si la medición oficial mostrará algún sinceramiento tras los anuncios del ministro de Economía, Amado Boudou, acerca de los cambios en el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En junio, el cuestionado organismo había informado un alza del 0,4

Temas en esta nota

    Cargando...