Los argentinos se aferran cada vez más al dólar y casi ya no compran euros

El 90% del volumen operado en casas de cambio se concentró en dólares, a pesar de que el euro rindió cuatro veces más que esa divisa durante el segundo trimestre.

Por
04deAgostode2009a las08:12

Es esa tentación a “dolarizarse” que identificó históricamente a los argentinos y que, ahora, parece ser mucho más fuerte que cualquier otra recomendación: en momentos en que, en todo el mundo, los inversores buscan desprenderse de sus dólares para adquirir euros, yenes o libras, y provocan con eso una inédita depreciación en la divisa, los ahorristas locales prefieren incrementar sus actuales posiciones en dólares y reducir sus tenencias en las monedas alternativas.

Quedó claro esto, al menos, en el comportamiento que mostraron los ahorristas en las casas de cambio del mercado local: la demanda de euros cayó prácticamente a la mitad en el segundo trimestre de este año, al reducirse en unos u$s 105 millones en términos interanuales y pasar a representar apenas el 8% del total de las operaciones entre los clientes y las entidades. El año pasado, en cambio, esa proporción había llegado a ser del 12%.

“Hoy por hoy casi no hay pedidos de ningún tipo de monedas que no sean dólares. No hay voluntad de compra por parte de la gente. No interesan, porque la mayoría de los ahorristas está dolarizado, y nadie sabe qué puede pasar con las libras, o con el euro. Prefieren no subirse a una moneda que en el mundo nadie tiene sobre seguro. Con el dólar, en cambio, si no se gana mucho, por lo menos el capital no se pierde”, explicó a El Cronista el director de Notibancos.com, Carlos Risso.

Una buena parte de la caída en la demanda de euros -dijo- está seguramente explicada por esa “contradicción” que hoy puede encontrarse en la multitud de pronósticos que esbozan los “gurúes” del mercado: “La verdad es que hay una diferencia bastante grande entre los que ven un euro fortalecido en u$s 1,60 y los que lo ven caer. La gente se queda con esos dos pensamientos, no sabe hacia qué lado va a ir, y prefiere no meterse en esa diyuntiva”.

Según las últimas cifras del Banco Central, la demanda de monedas en las casas de cambio alcanzó los u$s 1.285 millones en el segundo trimestre de este año. De ésta, unos u$s 1.144 millones (89%) fueron invertidos en dólares; unos u$s 38,5 millones (3%) en reales, y unos u$s 100 millones en euros.

En los bancos la demanda alcanzó los u$s 48.899 millones. Pero, con una oferta de monedas significativamente menor que en las casas de cambio, la composición se mantuvo en los mismos niveles de los últimos años: 95% en dólares, 4% en euros y el resto, en otras monedas.

La demanda logró desafiar retornos bastante más atractivos en otras monedas. Entre marzo y junio de este año, la recompensa percibida por los ahorristas que se volcaron al euro estuvo cerca de cuadriplicar a la de quienes eligieron el dólar a nivel local. La apreciación de la moneda europea contra el peso argentino fue de un 11% en el trimestre, mientras que la de la divisa estadounidense apenas alcanzó el 3% en ese período.

Para el director de Puente, Carlos Lizzer, “este año se dio fundamentalmente que la crisis de las hipotecas desincentivó la inversión en euros, e incrementó la del oro y las libras esterlinas”. Y agregó que, “tomando todo el semestre, el euro no se movió de u$s 1,44. Con una crisis, el inversor evita cualquier tipo de inversión de riesgo”.


Por Ignacio Olivera Doll.

Temas en esta nota

    Cargando...