Volumen récord de exportaciones - Por Ignacio Iriarte (*)

El Gobierno ha flexibilizado los controles y las restricciones a los envíos de cortes vacunos al exterior. Pero no se sabe qué puede hacer si los precios del ganado y de la carne se recuperan en los próximos meses. Es probable que se vuelvan a poner cupos.

Por
07deAgostode2009a las15:17

Las exportaciones argentinas de carne vacuna de junio totalizaron 58 mil toneladas, volumen que sorprende y que es el más alto de los últimos dos años.

Con embarques de cuota Hilton reducidos (2.150 toneladas), en realidad, este importante volumen embarcado se explica por ventas a Rusia de 13 mil toneladas peso producto (el más importante desde fines del 2007) y las ventas a Venezuela, Chile e Israel.

En estos últimos tres mercados el precio FOB de las carnes argentinas ha caído con relación a los picos de mediados del año pasado, pero mucho menos que los valores a los cuales vendemos hoy a Rusia o a la Unión Europea.

Intentando explicar este alto e inesperado nivel de embarques, un exportador nos dice que, en la medida que los frigoríficos argentinos ofrecen su carne y están en condiciones de volver a vender seria y regularmente, muchos mercados (como todos los aludidos) tienen cierta preferencia por la carne argentina y hasta están dispuestos a pagar un plus de precio.

Debe destacarse que este volumen de ventas al exterior confirma que las restricciones del Gobierno a las exportaciones se han moderado hasta casi desaparecer. Se llega al caso extremo del Hilton, en que el Gobierno se mostró particularmente interesado en que se cumpliera la cuota. "Antes se cansaron de poner cupos, límites y trabas administrativas a la exportación, y hoy llaman para preguntar por qué no exportamos más", dicen en el sector.

Está claro que desde principio de año la actitud del Gobierno ha cambiado porque necesita un mayor ingreso de divisas, porque se está comenzando a tomar conciencia del daño causado a la cadena de la carne, o porque el mercado interno está sobre abastecido. El hecho es que las exportaciones, si bien todavía no están en un régimen de plena libertad, gozan de condiciones mucho mejores que unos pocos meses atrás.

Esta "liberalidad" se está dando en un contexto de precios de la carne estables en el mercado doméstico, en buena medida por el considerable porcentaje de la res (13 cortes) que la exportación vende a precios congelados al mercado interno, amén de la "Gran Barata".

Queda por ver qué va a hacer el Gobierno con las exportaciones cuando los precios del ganado y de la carne recuperen en los próximos meses, aunque sea, parte de lo perdido. Con esta administración, es altamente probable que se vuelva a poner límites y cupos, como ya lo habrían anticipado extraoficialmente desde la Secretaría de Comercio.

Recupero. Como consecuencia del fuerte rebote en el precio del cuero liviano, el recupero bruto o crédito de matanza para un frigorífico de consumo del Gran Buenos Aires puede estimarse hoy en unos 60 o 65 centavos por kilo en gancho. El costo de faena, también para una planta de consumo, puede calcularse entre 38 y 45 centavos por kilo, según la escala, el tipo de ganado y de cuero y la distancia de las curtiembres.

La suba del cuero ha permitido una mejora en el valor del recupero pagado al usuario, el cual, de abonar 10 o 20 centavos por kilo por el servicio de faena, ha pasado a un recupero cero, o sea que no paga ni recibe suma alguna por faena.

Algunos grandes usuarios pretenden 10 centavos por kilo, sin éxito por ahora. En cualquier caso, los usuarios y también los frigoríficos han mejorado su poder de compra 20 o 25 centavos por kilo de carne en gancho.

(*) Analista del mercado ganadero y de carnes.

Temas en esta nota

    Cargando...