El regreso de las cédulas: les costará competir con otras opciones dolarizadas

En el mercado creen que los títulos del Hipotecario pagan tasas muy bajas y son a muy largo plazo. Sin embargo, reconocen que pueden ser atractivos para quienes quieran préstamos de la entidad.

14deAgostode2009a las07:24

Con bombos, platillos y hasta una publicidad en televisión, el Banco Hipotecario –respaldado por el Estado– anunció esta semana el regreso triunfal de las legendarias Cédulas Hipotecarias (CHA) al mercado. Esos títulos, que existen desde 1880, están ahora en pleno proceso de colocación y es por eso que los inversores financieros locales los están mirando muy de cerca, aunque con más curiosidad que interés.

Y es que, según los analistas consultados por El Cronista, las cédulas son una alternativa de inversión poco atractiva si se la compara con otros instrumentos similares que están hoy vigentes en el mercado. En rigor, señalan, el plazo de esos títulos es demasiado largo –supera los 7 años en el caso del tramo en dólares– para un mercado tan incierto como el local. Además, las tasas que prometen pagar a los inversores son muy bajas, incluso si se las compara con las de inversiones ultraconservadoras. De hecho, las cédulas en pesos –a 5 años de plazo– rinden en torno al 13%, lo mismo que paga hoy un plazo fijo bancario a 30 días. Y los títulos en dólares prometen una tasa del 2% anual: mucho menos que los bonos en dólares del propio Banco Hipotecario con vencimiento en 2016, que hoy están rindiendo algo así como 12,56% anual.

“Son largas, no tienen una buena calificación de riesgo y tiene cupones poco atractivos”, dijo un analista que prefirió no ser nombrado. En total, el Banco Hipotecario emitirá CHA por un total de $ 547 millones a través de dos nuevos fideicomisos, uno en pesos (por hasta $202 millones) y otro en dólares (por hasta u$s 85 millones). Y si bien esos títulos están respaldados por garantías de hipotecas sobre inmuebles –lo cual los hace más seguros– las actuales series de CHA no obtuvieron una calificación de riesgo tan buena como sus predecesoras.

De hecho, Standard & Poor’s le puso una nota de “raA+” a los títulos en dólares, por debajo de la nota de “raAAA” –la más alta del mercado local– que solían tener esos bonos. “Una obligación calificada ‘raA’ es algo más susceptible a los efectos adversos de cambios en las circunstancias y condiciones económicas que aquellas con más alta calificación. De todos modos, la capacidad del emisor de hacer frente a los compromisos financieros de la obligación analizada en relación con otros emisores argentinos es fuerte”, explica S&P en el comunicado que acompaña a la calificación de las nuevas CHA.

Pero más allá de las críticas, los analistas reconocen que las Cédulas pueden ser una buena alternativa para quienes estén interesados en tomar un préstamo en el Banco Hipotecario, o para aquellos inversores que quieran entrar en el régimen del blanqueo de capitales. Sucede que el Hipotecario agregó algunas cláusulas a la emisión de las Cédulas que las vuelven más atractivas.

De hecho, para los interesados en tomar créditos para la vivienda invertir en Cédulas y mantenerlas a lo largo del tiempo les dará derecho a obtener la bonificación parcial de honorarios de escribano, gastos de originación, bonificaciones de una cuota por año y, además, permitirá participar en sorteos semestrales por la cancelación total de la deuda. También tendrán beneficios las personas que quieran hacerse de un crédito personal en el Hipotecario o las empresas que se financien en esa entidad: en ambos casos, se podrá utilizar las Cédulas como garantía.

Y en el caso de los ahorristas que quieran aprovechar para entrar en el régimen de blanqueo que se cierra el próximo 31 de agosto. Ocurre que las Cédulas Hipotecarias están contempadas en el régimen con una alícuota especial del 1%. Es de

Temas en esta nota