El maíz está verde, pero quiere crecer

Maizar sostuvo que, sin trabas, el cultivo podría sembrarse en hasta 10 millones de hectáreas en el país.

15deAgostode2009a las08:25

Por perspectivas de precios, demanda internacional y empuje desde el agregado de valor local, pocos cultivos avizoran un futuro tan promisorio como el maíz. En un momento clave para decidir la siembra 2009/2010 del cereal, la Asociación del Maíz y el Sorgo Argentino (MAIZAR) realizó su congreso anual y dejó algunas señales que vale la pena repasar.

Según un trabajo realizado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la cadena de valor del maíz genera valor agregado por 5.500 millones de dólares, lo que equivale al 2,3% del PBI argentino. Y Pablo Ogallar, presidente de MAIZAR, remarcó el valor del cultivo en la sustentabilidad del planteo agrícola.

Planteo que "en la próxima década tenemos que lograr que haya por lo menos 10 millones de hectáreas de maíz con 20 de soja"; esto es, "una relación más estable entre los cultivos".

Ogallar destacó dos temas prioritarios para incentivar la siembra de maíz: la eliminación gradual de las retenciones y una ley de fertilizantes.

Respecto de la incorporación de nutrientes, el maíz (también el trigo) es un jugador fundamental. Representa alrededor del 35% de la demanda total de fertilizantes de la Argentina.

"Para la campaña 2009 creemos que, si mejora la condición climática y se dan algunas señales de previsibilidad, el productor va a sembrar maíz con la mejor tecnología y la superficie rondará las 3 millones de hectáreas", observó el gerente comercial de Profertil, Pablo Pussetto, quien destacó la importancia del cereal en el mercado de fertilizantes, puesto que "cerca del 98% de los productores que siembra maíz fertiliza, mientras que sólo lo hace el 68% de los que siembran soja".

Representantes de diferentes sectores que integran la cadena de valor del maíz destacaron la necesidad de salir a ganar mercados y hacer un trabajo conjunto entre el sector público y el privado.

"Los productores lecheros somos dependientes del maíz", disparó Marcelo Grether, de Aacrea, quien consideró la posibilidad de llegar al año 2020 con una producción de entre 15.000 y 18.000 litros de leche (hoy ronda los 10.000 litros). "Si a la lechería le va bien arrastrará la demanda de maíz", puntualizó.

De esta manera, el rodeo lechero argentino pasaría de consumir 2,60 millones de toneladas de maíz que demanda en la actualidad a 5,31 millones de toneladas.

Miguel Gorelik, director de Quickfood, dijo que, a pesar del momento por el que atraviesa la cadena de la carne, "Argentina tiene la única ganadería importante del mundo de clima templado, es decir, con razas carniceras de mayor calidad, que podría seguir creciendo con la suplementación, ya que tiene una producción granaria excedente".

En este sentido, consideró que "la ganadería vacuna es hoy un cliente importante para la producción de maíz pero podría serlo mucho más".

"Cuanto más maíz se siembre será mejor para todos los eslabones de la producción", dijo el director Ejecutivo del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), Carlos Sinesi. Para 2009, la cadena avícola planea consumir 2,9 millones de toneladas de maíz; en CEPA proyectan para 2017 una crecimiento que llevaría la cifra a 4,64 millones de toneladas. "Queremos ser el proveedor alternativo a Brasil en la avicultura", adelantó Sinesi, y para ello se necesita una cadena de maíz fuerte.

Por su parte, Alfredo Paseyro, directivo de la Asociación Semilleros Argentinos (ASA), destacó que en 2008 las semillas de maíz tuvieron una participación del 50% en el total de la semilla exportada.

Con los números de los primeros cinco meses de 2009, el maíz refrendó su importancia para esta industria y alcanzó el 71% de participación en la exportación.

Sobre el final, el director Ejecutivo de MAIZAR, Martín Fraguío, repasó la

Temas en esta nota

    Cargando...