Economía frenó a heterodoxos que piden más devaluación

En un congreso de economistas afines al kirchnerismo hubo pedidos para mejorar el tipo de cambio. Se habló de $ 4,5 por dólar. Pero el viceministro de Economía lo descartó.

Por
25deAgostode2009a las07:22

Ante un auditorio repleto de economistas heterodoxos que reclamaban medidas para profundizar el modelo productivo, entre ellas, una devaluación del peso, el Gobierno puso, curiosamente, la cuota de ortodoxia. El encargado de descartar una suba del dólar fue el viceministro de Economía, Roberto Feletti, al afirmar que “el objetivo central es buscar la mejora de la competitividad por métodos más sofisticados que el tipo de cambio”.

El intercambio se dio en en el marco del Congreso Anual de la Asociación de Economía para el Desarrollo de la Argentina (AEDA), que preside Matías Kulfas, quién destacó la “posibilidad de ejercer y practicar el debate en temas de mediano y largo plazo”.

La creación de un Banco de Desarrollo y que las empresas privadas puedan ingresar a los mercados internacional resulta, a criterio de Feletti, “una salida para el crecimiento de la inversión”. De todas maneras, el funcionario advirtió que “no hay espacio para medidas aceleradas”.

“Apelar a saltos cambiarios en un contexto donde no hemos recibido el impacto de la crisis puede llevar a licuar el gasto público y también los salarios, y ése es un camino que el Gobierno no va a recorrer”, aseguró Feletti. El número dos de Amado Boudou también se refirió a la decisión del Gobierno de “intervenir en la renta exportadora para no producir un desequilibrio” y evaluó que esta renta “llegó para quedarse, por lo menos, una década”.

El secretario de Política Económica respondió así a economistas heterodoxos como Eduardo Curia y Roberto Frenkel (CEDES), quienes insinuaron la necesidad de devaluar. Curia indicó que el modelo económico instaurado en 2003 se puede replicar con “una política que pegue un salto cambiario y después defina un sendero de sostenibilidad”, en tanto que Frenkel consideró que debe “fijarse una meta de inflación para el año próximo, en torno a 10%, y que, en ese contexto –con políticas fiscales y monetarias–, es posible recuperar el tipo de cambio sin disparar la inflación”. El principal temor del Gobierno radica en que si deja subir de golpe el dólar, puede derivar en una corrida cambiaria y un escenario de alta inflación. Curia expresó que el valor de la divisa norteamericana debería rondar los $ 4,50, al que se puede llegar gradualmente.

Todos los disertantes apoyaron enfáticamente la política aplicada por el matrimonio Kirchner en favor de la producción, el consumo interno y la exportación. Pero todos coincidieron en que el modelo requiere ajustes para recuperar el sendero. Incluso, el titular del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Enrique Martínez, cuestionó la falta de “políticas productivas” por parte del Estado, en un panel acerca de “El sector manufacturero en la post-convertibilidad” moderado por Iván Heyn. En ese contexto, el director de la CEPAL en Argentina, Bernardo Kosacoff, advirtió que la Argentina tiene pendiente “un desarrollo inclusivo”.

Temas en esta nota

    Cargando...