Sigue la abundancia de carne - Por Ignacio Iriarte (*)

Los “feedlots“ siguen llenos como nunca, con unos dos millones de cabezas encerradas. La sequía sigue determinando ventas masivas de vaca manufactura y conserva.Mientras faltan novillos y animales pesados, los engordes a corral saturan el mercado con terneros, novillito y vaquillona.

28deAgostode2009a las07:24

El mercado sigue saturado de carne. En julio se faenaron 310 mil toneladas de carne (otro récord histórico) lo que permitió un consumo de 72 kilos y una exportación de 70 mil toneladas, la más alta de la "era K".

Los últimos meses de la superabundancia permiten al Gobierno mostrarse magnánimo y "facilitar" récords de venta al exterior. Esta altísima oferta se basa en dos pilares: los feedlots siguen llenos como nunca (probablemente haya todavía cerca de dos millones de cabezas encerradas) y la seca sigue determinando ventas masivas de vaca manufactura y conserva. Es declinante la oferta de novillo pesado y vaca gorda tipo exportación y los frigoríficos están comprando con plazos de entrega mucho más cortos que cuatro o seis semanas atrás. Falta también el novillo tipo supermercado, cada vez más difícil de encontrar.

Por la época del año, tiende a escasear la vaca tipo carnicería, pero hay "puré mal" de ternero, novillito y vaquillona, que el feedlot ofrece en un volumen que satura el mercado para este tipo de hacienda. Lo pastoril se va apagando lentamente, lo de feedlot sigue a full.

En julio se faenaron 1,44 millones de cabezas, cinco por ciento más que igual mes del año pasado, a la salida de la protesta agropecuaria. La faena de este año apuntaría a los 15,2 millones, unos tres millones por encima de la faena de equilibrio. Según la última vacunación contra la aftosa (la primera de 2009), el stock habría caído siete por ciento respecto de un año atrás: la seca aceleró la liquidación. La próxima medición, la derivada de la vacunación de primavera, registrará no sólo la elevada faena actual sino también la mortandad de este invierno y una cantidad inusualmente baja de terneros.

En general, las variaciones en el stock vienen dadas más por excesos o defectos en la faena que por variaciones en la parición, la cual es, según la experiencia histórica, relativamente estable, al promediarse buenos índices de procreo de algunas zonas con bajos o muy bajos índices de otras áreas ganaderas. La zona pampeana que aporta el 70 por ciento de los terneros, tuvo esta década un clima regular y el número de terneros nacidos varió poco año a año. Este año, al recontarse la hacienda para la vacunación, se encontrará el resultado de altísimas faenas, una mortandad superior a la habitual y un número de terneros inferior en no menos de tres millones a la parición anterior (que ya era un millón de terneros más baja que la de 2007). Es muy probable que el stock 2009 (que se repetirá con leves variaciones en la primera vacunación de 2010) sea un punto de inflexión y de ahí en más se recuperará, por lo menos, en la misma medida en que se recuperen los nacimientos.

Exportaciones. En julio se exportaron 70 mil toneladas de res con hueso, por 175 millones de dólares. Este altísimo volumen revela dos cosas: primero, que si Argentina se decide a vender y cumplir de modo regular, el mercado internacional está dispuesto a comprar no menos de 700 mil toneladas anuales. Segundo: que, probablemente a causa de la extraordinaria abundancia de carne en el mercado interno, el Gobierno decidió, por ahora, "facilitar" las exportaciones de carne.

En julio casi no hubo embarques de Hilton (sigue sin distribuirse la cuota, ni siquiera a cuenta), pero hubo un alto volumen de embarques a Rusia (22 mil toneladas), mercado donde estamos vendiendo 31 por ciento de nuestras colocaciones en el exterior. Si bien Rusia es decisivo a la hora de explicar cuantitativamente las ventas externas, en julio fueron muy importantes las ventas a la Uni

Temas en esta nota