Redrado le contestó al FMI y defendió los beneficios de acumular reservas

En el cierre de las Jornadas Monetarias, el presidente del Central señaló que el Fondo aún debe cumplir con su función estabilizadora y que estuvo ausente durante esta crisis.

Por
02deSeptiembrede2009a las07:21

“Somos concientes que, como manifestó Olivier Blanchard, la acumulación de reservas no es un ‘first best’. No obstante, no debemos soslayar el valor de la disponibilidad automática de los recursos para defender la estabilidad monetaria y financiera en momentos como los que vivimos. Los beneficios de tener reservas no se limitan al rol de auto-seguro, al reducir la probabilidad de una crisis. También disminuyen la intensidad una vez que el evento se ha desatado, al brindar más y mejores instrumentos para sus manejo”. La frase, más clara que el agua, pertenece a Martín Redrado, el presidente del Banco Central, al cierre de las Jornadas Monetarias y Bancarias realizadas ayer. Así, el titular del Central le contestó al director del Fondo que –el día anterior– había calificado de “ineficiente” la política de acumular reservas. Había bregado, por el contrario, tomar líneas de crédito contingente.

Redrado le dedicó una parte importante de su discurso a contradecir los dichos de Blanchard y ejemplificar los “beneficios” que trajo a varios países sumar reservas. Por ejemplo, comentó que el Banco Central de Perú vendió u$s 7.000 millones en menos de nueve meses para paliar la fuga de capitales gracias a haber acumulado dólares en sus momento. “Acumularlas pero también venderlas cuando fuera necesario. En gran medida resultaron una herramienta única para enfrentar la salida de capitales”, señaló el presidente del BCRA que vivió en carne propia la huida de capitales.

En Argentina se fueron más de u$s 20.000 millones en 2008 mientras que en el primer semestre de este año se fugaron u$s 11.000 millones (si bien en julio y agosto mermó considerablemente). La línea de argumentación es que los países que se defendieron mediante las reservas resultaron menos propensos a sufrir depreciaciones importantes en sus monedas durante el pánico de 2008.

Redrado no sólo le contestó con respecto a las reservas. También disparó contra otras políticas del FMI. Dijo que “existen condiciones para pensar en mejores instituciones multilaterales que acompañen este mundo más integrado. Incluso, el FMI podría evolucionar hacia un verdadero prestamista de última instancia otorgando a los bancos centrales líneas de crédito”.

El presidente del Central afirmó que “no necesariamente debemos tener nuevos actores, pero sí instituciones que se adapten a la nueva realidad de los distintos países. Hay un rol claro para que los organismos multilaterales provean un bien público que estuvo ausente”.

Ahondando sobre los detalles de cómo debería ser las nuevas líneas de crédito, Redrado señaló que deberían prever esquemas de repago diversos en términos de plazo, en función de las situación de cada país para evitar poner en riesgo la estabilidad. “Mecanismo como estos son los que permitirían a los organismos cumplir una función estabilizadora”, explicó.


Por Leandro Gabin.

Temas en esta nota

    Cargando...