El bono más negociado del mercado sube 152% en el año

Es el Boden 2015 en dólares. Pese a la suba rinde 16,5%, el triple que un bono de Brasil.

Por
12deSeptiembrede2009a las04:57

Los inversores parecen haberse olvidado definitivamente del "riesgo default", un factor que, a fines del año pasado y principios de este, revoloteaba sobre los bonos de la deuda argentina. La prueba del cambio de humor es la espectacular recuperación de los títulos públicos, que no dan por ahora señales de detener el "rally" iniciado el verano pasado.

El ejemplo más claro es el Boden 2015, uno bono emitido en dólares que paga intereses cada 6 meses y amortiza todo el capital al vencimiento. En lo que va de 2009, este bono, el más negociado, acumula una suba de 152%. Y, pese a esa espectacular recuperación, quien compra hoy ese bono se asegura una ganancia (si reinvierte los cupones) del 16,5% anual, en dólares.

"No hay papel en el mundo que hoy ofrezca semejante ganancia, por eso es un bono que reúne cada vez más volumen, impulsado por la demanda local y por inversores que lo compran también en el exterior" señaló ayer a este diario el especialista Julio Bruni, de la financiera Arpenta.

El Boden 2015 ofrece hoy un rendimiento 3 puntos superior a un bono similar de Venezuela y triplica lo que se obtiene con un título de la deuda brasileña.

La escalada de los bonos permitió una sensible baja del riesgo país y, si la tendencia no se interrumpe, pondría más cerca a la Argentina de alcanzar el declarado objetivo del ministro Amado Boudou, de reinstalar a la Argentina en el mercado de capitales, a través de la emisión de un nuevo bono. Todavía falta un buen trecho para eso, pero el contexto mundial más favorable y la caída de los rendimientos de las deudas de otros países juegan a favor de los planes de Economía.

La escalada de los bonos (y también de la Bolsa, que acumuló 7% en la semana aunque ayer cerró con leve baja) también coincide con un hecho no menor: la fuerte desaceleración en el proceso de salida de dólares.

Cualquiera que circule por el microcentro puede dar fe de que se terminaron las colas en las casas de cambio y en las ventanillas de los bancos. La contracara de eso es que se están recuperando los depósitos en pesos, sobre todo a plazo fijo. Empresas y ahorristas dejaron de desarmar posiciones en moneda local y eso se ve en una fuerte caída del volumen de operaciones en el mercado cambiario.

De a poco, el Central recompone las reservas y mantiene el tipo de cambio en $ 3,86. Es otro ingrediente que ayuda a la baja del riesgo país, que está en 837 puntos, el valor más bajo en casi un año.

Por: Gustavo Bazzan.

Temas en esta nota

    Cargando...