Ley de medios: Cristina inhabilitó a telefónicas para tener más votos

La Presidenta lo anunció ayer. Eliminarán del proyecto el artículo que les permitía ingresar en el mercado de los medios. Fue por la resistencia de diputados propios y aliados. Y tras el escándalo que generó el operativo de la AFIP en Clarín.

15deSeptiembrede2009a las07:29

La Presidenta anunció ayer su decisión de enmendar el proyecto oficial de la nueva ley servicios de comunicación audiovisual para que las telefónicas no puedan ingresar al mercado de la televisión por cable. Con ese giro, el Gobierno aspira a quitar del camino una de las críticas principales que se le hacían al proyecto y así conseguir los votos necesarios para transformarlo en ley.

Cristina Kirchner convocó a la prensa al Salón Blanco de la Casa Rosada para anunciar que comprendía que la autorización que el artículo 25 del proyecto original le daba a las compañías telefónicas para sumar la televisión a los servicios que ya brindan a través de su red era un "escollo insalvable" para poder conseguir los votos de legisladores opositores. También, y aunque no lo aclaró, para quebrar la resistencia de diputados propios y aliados a convalidarlo. La marcha atrás de la Presidenta se produce cuatro días después del confuso allanamiento de la AFIP en Clarín que generó fuertes reacciones, incluso, en el propio Congreso.

"He escuchado a gente que es de partidos que están en nuestras antípodas y decían que se estaba sustituyendo un monopolio por otro", dijo la Presidenta. Por eso, contó que le había encomendado al interventor del COMFER, Gabriel Mariotto (parado a su lado en ese momento) "eliminar del anteproyecto a instancias del Poder Ejecutivo el que las telefónicas puedan participar de este ámbito, y sólo dejarlas a las cooperativas telefónicas, empresas mucho más pequeñas que brindan ese servicio en pueblos del interior del país".

Enseguida, algunos legisladores de centroizquierda salieron a apoyar la decisión y anunciaron que es muy probable que den su respaldo al proyecto oficial. Pero otros sectores de la oposición mantuvieron su rechazo y sus dudas sobre las reales intenciones del Gobierno.

Es que más allá de la marcha atrás con las telefónicas, Cristina se mantuvo inflexible en otros cuestionamientos que se le hacen al proyecto, a pesar de que anoche algunas versiones hablaban de la intención oficial de hacer algún retoque a la composición de la nueva autoridad de aplicación, que reemplazará al COMFER (ver página 5).

Tampoco dio el brazo a torcer sobre un reclamo repetido entre muchos opositores para que no se apuren los tiempos del debate y el proyecto sea votado por los diputados electos el 28 de junio pasado y que asumirán el 10 de diciembre. "Si esta Cámara tuvo legitimidad para discutir las facultades delegadas, los ingresos del presupuesto por retenciones, es evidente que tiene legitimidad para todo", argumentó la Presidenta.

Cristina llegó a la conferencia de prensa demorada y con apuro por marcharse al Chaco para inaugurar tres escuelas. Por lo cual, muchos medios, entre ellos Clarín, se quedaron sin preguntar.

La Presidenta prestó especial atención a que se le informara de qué medio era el periodista que se dirigía a ella. Con un estilo similar al de su esposo, aprovechó esa información para replicar las preguntas con alguna ironía.

"Yo entiendo todo. Entiendo su pregunta, entiendo por qué la hace", le respondió al periodista de América TV, cuando le preguntó sobre una reunión de Néstor Kirchner con empresarios para encontrar un comprador para Telecom. "No es cierto. Y plantear esto es casi faltarme el respeto como si fuera una persona que no decido y que decide el presidente Kirchner (sic)", replicó.

A la periodista de La Nación que le preguntó por qué el proyecto no incluía ninguna cláusula para una distribución más equitativa de la pauta de publicidad oficial le respondió que "el diario que

Temas en esta nota