La recuperación de los mercados de crédito es todavía una tendencia incipiente en el mundo

Muchos inversores están convencidos de que en los últimos meses se ha podido vislumbrar un esbozo de recuperación económica a nivel global. Sin embargo, una segunda mirada muestra que la tendencia es incipiente y el panorama puede ser menos satisfactorio que lo que se anticipara.

Por
21deSeptiembrede2009a las05:42

Es cierto que en los mercados globales de crédito se observan varias señales de recuperación, consistentes con las últimas etapas de una recesión. Por un lado, entre los emisores no-financieros, la calidad crediticia y, por consiguiente, las calificaciones han dejado de disminuir tras llegar a su punto más bajo en el mes de marzo del corriente año.

Además, observamos un ajuste en los spreads a medida de que los mercados recuperan la confianza en cuanto a riesgos de crédito y liquidez y también vemos un aumento de la actividad global de emisiones. Las compañías con grado de inversión pueden aprovechar fácilmente los mercados de deuda y las entidades con calificaciones más bajas también pueden refinanciar deuda, aunque los costos siguen siendo altos.

Por otro lado, también se verifican ganancias corporativas más sólidas. Por ejemplo, las corporaciones de los Estados Unidos parecen estar recuperándose de los magros resultados obtenidos en el último trimestre de 2008, un trimestre antes de las fuertes bajas de calificación crediticia. Esta situación es consistente con lo ocurrido en las dos recesiones anteriores de ese país.

Sin embargo, aunque creemos que los mercados de crédito ya han salido de su peor período en este ciclo, esperamos, por varias razones, que en esta oportunidad la recuperación sea más lenta y menos robusta que en las contracciones anteriores. Esta crisis ha sido una de las peores de la historia, y los indicadores económicos de muchos mercados -si bien se están recuperando - aún son débiles. El consumo continúa atenuado, en parte debido a la falta de crédito. El desempleo es elevado y todavía hay mucha capacidad ociosa en la industria.

En este contexto, el panorama global sigue siendo opaco para las compañías más débiles, con opciones de financiación limitadas, mayores costos de capital y presiones para cumplir con los compromisos de sus contratos de financiamiento. Al respecto, estimamos que, para muchas empresas en todo el mundo, el riesgo de romper covenants en los próximos seis meses sigue siendo alto.

Es así que, si bien es cierto que las señales positivas indican que probablemente lo peor ya pasó, sería un error inferir que el ciclo financiero ya se revirtió completamente.

Diane Vazz, Standatd & Poor’s Global Fixed Income Research Group ()

Temas en esta nota

    Cargando...