Las provincias quieren un fideicomiso de cheques para que las financie la ANSeS

Bajo un contexto de dudas financieras, las provincias alientan la creación de nuevos fideicomisos que agrupen grandes cantidades de cheques y que tienten a la ANSeS.

Por
24deSeptiembrede2009a las07:51

Dicen que las limitaciones son la primera causa de la inspiración. Quizás por esto, y en un acto que roza la originalidad, los técnicos provinciales carbonizan materia gris en grandes cantidades: urgidos por el amarrete discurrir de los recursos que depara la coparticipación federal y bajo el imperio de los rojos provenientes de las cuentas públicas, buscan posibles variantes que les permitan financiarse en forma eficiente y a corto y mediano plazo. ¿Impuestos? ¿Bonos? ¿Impuestos? ¿Nuevos impuestos? ¿Impuestos retro?

Nada de eso. Contrariadas por las dificultades que les generaría financiarse directamente con cheques de pago diferido –entre las que se encuentra la imposibilidad práctica nada menor de la ANSeS de fondear mediante esos instrumentos– técnicos de distintas provincias se encuentran abocados día y noche (el término es exagerado) a la consecución de un objetivo: emitir el primer fideicomiso cuyo activo subyacente serán cheques de pago diferido emitidos por las mismas provincias. Quien está haciendo punta en esto es la provincia de Chaco que comanda el gobernador Jorge Capitanich y cuyos equipos técnicos ya han presentado en la Bolsa de Comercio porteña la documentación respectiva para dar los primeros pasos en este sentido.

Dicho instrumento reuniría la posibilidad de financiarse a 365 días mediante cheques de pago diferido, que al pasar a formar parte de un instrumento estructurado como el fideicomiso serían susceptibles de ser suscripto por la ANSeS. Esto permitiría ‘economía de escala‘, que en español significa emitir grandes cantidades de cheques non-stop provincia-ANSeS. Al mismo tiempo, fuentes de mercado no descartan la posibilidad de que fondos comunes de inversión y aseguradoras también se involucren en el mercado, ansiosos como están por canalizar liquidez en estos instrumentos.

Si bien la provincia de Chaco ha transitado el camino hacia la emisión del fideicomiso, el resto de las provincias estaría muy cerca de seguir sus pasos una vez se confirme la factibilidad de la empresa. Por ahora, sólo esperan el visto bueno de la Comisión Nacional de Valores (CNV) y las formalidades de la Bolsa porteña.

En julio de este año, la misma CNV dio el aprobado para que las provincias, municipios y empresas del Estado puedan vender sus cheques en la Bolsa porteña. Hasta entonces, el negocio de venta de cheques de pago diferido estaba acotado a empresas del sector privado, particularmente, a las pequeñas y medianas (pymes). Como existen pocos distritos hoy en condiciones de emitir deuda de mediano y largo plazo en el mercado financiero, el impulso del fideicomiso de cheques le daría mayor potencialidad.

En esta línea, también se aguarda (con gozosa esperanza) la llegada del pagaré bursátil. Esta sempiterna promesa que ahora espera su turno en el Congreso nacional, le pondría mayor énfasis al impulso del fideicomiso de cheques. Es que una vez aprobada su operatoria, el pagaré permitiría estirar a 2 años de plazo el financiamiento para provincias y empresas. Por lo tanto, la especulación que se acuna en los pasillos de las entidades de mercado es que, una vez aprobado, lo que vendrá es, –¡ay!– el fideicomiso de pagarés. La inventiva no tiene límites. Lástima uno.

Por Julián Guarino.

Temas en esta nota

    Cargando...