EE.UU. advierte que la política económica K está bajo la lupa

El subsecretario de Comercio de EE.UU. hizo foco en la situación del sector privado en la Argentina y alertó que recuperar inversiones, requiere de un mejor clima de negocios.

01deOctubrede2009a las07:55

En medio del conflicto desatado en la empresa alimenticia de capitales estadounidenses Kraft Food, la administración de Barack Obama se hizo ayer eco del reclamo del sector privado y, al tiempo que admitió que se observa con preocupación la política económica de la Argentina, advirtió que el retorno de las inversiones al país dependerá de establecer “reglas justas y transparentes para las empresas”.

Así lo revelaron testigos del almuerzo que mantuvo ayer el subsecretario de Comercio de los Estados Unidos, Walter Bastian, y la flamante embajadora norteamericana en el país, Vilma Martínez, con un selecto grupo de empresarios argentinos en la sede del Jockey Club.

Durante el encuentro, organizado por el Sector Privado de las Américas, los representantes del gobierno estadounidense se mostraron cautelosos a la hora de trazar el futuro de la relación económica entre ambos países. De hecho, el éxito de un potencial regreso al mercado internacional de crédito fue puesto en duda por Bastian. “Mi preocupación y no hablo de Kraft, es que todos van a mirar las políticas económicas en juego”, señaló, a la hora de anticipar cuál sería la posible recepción de Wall Street ante la pretensión de la administración kirchnerista de buscar fuentes de financiamiento externo.

Al respecto, según las fuentes consultadas, el funcionario hizo foco en la relación del Gobierno con las empresas y subrayó que aún “hay que demostrar que este país es un buen socio económico y comercial. Una empresa, cualquiera de Estados Unidos o Argentina, quiere reglas justas y transparentes”.

En la misma línea, la embajadora señaló a los empresarios la necesidad de “crear un mejor clima de negocios para atraer inversiones extranjeras”.

“Estamos trabajando bien con las autoridades y en respaldar los intereses genuinos de las empresas norteamericanas. Las compañías norteamericanas emplean a más de 155.000 trabajadores argentinos”, resaltó Martínez, mientras Bastian destacó “el potencial del mercado argentino y de Estados Unidos. Entendemos que tenemos que trabajar de manera conjunta para desarrollar los enlaces. Hay una diferencia entre los asuntos económicos y los políticos, pero al mismo tiempo reconocemos los intereses de las empresas privadas”.

“Obama dijo que no es tiempo de cerrar frontera, estamos tratando de ratificar los tratados de comercio. Estamos dispuestos a hablar con cualquier país de este hemisferio para lograr una región integrada. Debe ser un esfuerzo de ambos lados y no es siempre lo que estamos logrando”, reflexionó el funcionario, y sostuvo que “no nos importan las ideologías. Tenemos excelentes relaciones con Brasil, Uruguay, Chile y muy buena con Colombia”.

“Las relaciones bilaterales comerciales son muy importantes tanto para mí como para ustedes”, remarcó a su turno la embajadora, ante el grupo de empresarios compuesto por el presidente del Sector Privado y titular de Aeropuertos Argentina 2000, Ernesto Gutiérrez; Ernesto Gutiérrez; Jorge Brito (Adeba y Banco Macro); Mario Vicens (Asociación de Bancos de la Argentina); Alejandro Bulgheroni (Pan American Energy), Carlos De la Vega (Cámara Argentina de Comercio); Héctor Méndez (Unión Industrial Argentina); Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio); Alejandro Díaz (Amcham); Juan Carlos López Mena (Buquebus); Alberto Fernández Prieto (Fernández Prieto y Asociados); Enrique Mantilla (Cámara de Exportadores de la República Argentina); Mario Montoto (Taeda); Diego Pérez Santiesteban (Cámara de Importadores de la Argentina); Cristiano Rattazzi (Fiat); Luis Ribaya (Banco Galicia), Gustavo Ripoll (Dell); Santiago Soldati (Sociedad Comercial del Plata); Carlos W

Temas en esta nota

    Cargando...