El Gobierno quiere cerrar acuerdo con holdouts previo a la revisión del FMI

Boudou se reunió con Strauss-Kahn y admitió que permitirá la misión del Artículo IV, aunque ganó tiempo y todo pasó para noviembre. Quedó pendiente deuda con Club de París.

Por
07deOctubrede2009a las07:53

El Gobierno volvió de la asamblea anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) sin ningún acuerdo firmado, pero admitiendo que, finalmente, el organismo revisará las cuentas públicas como lo dispone el artículo IV de su carta orgánica. Y, mientras se solucionan los detalles que restan, Economía avanzará con la reapertura del canje de deuda, que se haría efectiva antes de que los funcionarios del Fondo evalúen el rumbo económico.

“No va a haber ningún tipo de acuerdo”, con el FMI, dijo en estambul el ministro de Economía, Amado Boudou, ayer, antes de reunirse con el director del organismo, Dominique Strauss–Kahn en Estambul y mientras los bonos locales se tomaban un respiro tras el rally alcista del lunes.

Boudou intentó todo el tiempo relativizar las conversaciones con el Fondo. “La relación con el FMI es totalmente secundaria”, dijo, y aseveró que la Argentina “ya volvió a los mercados de capitales”. Pero tras el encuentro con Strauss–Kahn, confirmó que una misión del FMI llegará al país para efectuar una revisión , aunque “no se habló de plazos”. El ministro dijo: “Obviamente, hablamos del artículo IV y coincidimos en un punto muy concreto y es que ambos creemos que tiene que ser estrictamente técnica y tener un perfil muy bajo”. Eso, a pesar de que fuentes oficiales insistían en que “no se acordó ninguna misión del FMI a la Argentina (y) si (la) hubiera en algún momento, sería puramente técnica”.

Fuentes oficiales calificaron a la reunión, que se extendió unos 45 minutos, de “muy buena”, aunque admitieron que la Argentina “aún debe definir ciertas cosas”. Es que el regreso de funcionarios del Fondo es un tema sensible para el discurso kirchnerista. Boudou dijo que soportaría críticas, pero “el límite está en las cuestiones relacionadas con recomendaciones o condicionalidades que intenta imponer el FMI”. Ahora bien, ¿qué ocurriría si el organismo dice que los gastos crecen más rápidos que los ingresos, por ejemplo?. Por eso, el Gobierno exigió reserva a la entidad multilateral. “Argentina no va a permitir ni espera recibir ninguna cuestión relativa a políticas públicas, monetarias, sino que tiene que ver con un intercambio de información”, dijo el ministro.

Boudou confirmó una nueva reunión con el Fondo la primera semana noviembre, esta vez en el país. Antes se realizará la anunciada oferta a los holdouts, que según Economía será “inminente”. El acuerdo contemplará una quita de capital del 65%, la entrega de un título a siete años para los intereses que no se pagaron desde 2005 y otro bono (un Discount) para los inversores institucionales que ingresen a la operación a 25 años, según confiaron a la agencia Télam fuentes que participan de la negociación.

Esta sería así la prioridad para el Gobierno en materia financiera, ya que el demorado acuerdo con el Club de París por la deuda impaga requiere del aval del FMI. Ayer, Boudou expresó que una vez zanjadas estas cuestiones el país volverá a emitir deuda, luego de haber recibido propuestas de bancos internacionales como JP Morgan para colocar bonos argentinos con un interés del 13,5% anual en dólares. “No pensamos que sea el momento adecuado para hacerlo porque con el programa que estamos llevando adelante va a seguir bajando la tasa de interés”, aseveró el ministro.


Por Esteban Rafaele.

Temas en esta nota

    Cargando...