Se le agotan a Cristina las vías de financiamiento con el Nación y el Central

Las últimas cifras oficiales muestran una creciente participación del sector público en el financiamiento del sistema. El Gobierno es, por mucho, el principal receptor de la liquidez.

08deOctubrede2009a las07:53

La necesidad de mantener viva la caja oficial y de afrontar los vencimientos de deuda sin acceder a los mercados de capitales obligó al Gobierno a echar mano con más firmeza en el último tiempo sobre el financiamiento que legalmente puede obtener del Banco Nación. Más aún, luego de que la vía que dispone en el Banco Central para hacerse de liquidez empezara a agotarsele por los límites que le impone el Presupuesto nacional, y ante la próxima llegada de vencimientos de deuda por unos u$s 3.500 millones hasta fin de año.

La falta de transparencia en los datos oficiales impide conocer con exactitud cómo evolucionó el financiamiento del Gobierno a través del sistema financiero a lo largo del año. Pero, según las estimaciones que elaboró este diario junto a la consultora Finsoport, el Ejecutivo estaría aproximándose ya al límite “legal” que posee para fondearse con el Banco Central y el Banco Nación.

La cuenta es sencilla. El crédito que fue otorgando todo el sistema al Gobierno nacional superaba, a fines de septiembre pasado, los $ 6.400 millones. De ellos, se estima (por los datos oficiales publicados hasta el 30 de junio) que cerca del 90% estuvo prestado por el Banco Nación; es decir: alrededor de $ 6.000 millones entre enero y hoy.

El artículo 74 del Presupuesto 2009 permite al Gobierno acceder a financiarse a través de esta entidad siempre y cuando el stock adeudado “no exceda el 30% de sus depósitos del sector público nacional no financiero”. Esta entidad tenía, al 30 de junio pasado, el 42,7% del total de los depósitos del sector público (según consta en su balance publicado en el BCRA). Lo que permite inferir que, actualmente, el Nación tendría unos $ 36.500 millones en depósitos, de los $ 85.600 millones que tiene todo el sistema. Así, el límite legal rondaría hoy los $ 11.000 millones de stock.

Claro que en las cifras del BCRA todavía escasea el siguiente dato: cuánto corresponde al Banco Nación del stock total (no solamente lo otorgado este año) que tiene acumulado el Gobierno.

El manotazo desesperado del Gobierno por hacerse de fondos frescos puede verse fácilmente en la evolución que muestran, en la estadística del BCRA, los documentos a sola firma otorgados al sector público (ver infografía): el 11 de septiembre pasado, las colocaciones pegaron un salto de $ 3.000 millones, y de otros $ 1.200 millones desde entonces y hasta fin de mes.

“Los documentos a sola firma aumentaron 154% en tres meses. Son las necesidades de fondeo del sector público. Va buscando adónde puede conserguir fondos. Esto es una cosa relativamente novedosa. Hasta junio, el total de los préstamos al sector público habían crecido 2% pero en los últimos tres meses crecieron 55%”, se sorprendieron en Finsoport.

Los analistas consideran que el Gobierno seguirá echando mano a esta vía de financiamiento, por el hecho de que ya está casi agotada la de los adelantos transitorios del Banco Central. El límite establecido por el Presupuesto es la suma entre el 12% de la base monetaria y el 10% de los recursos fiscales en efectivo. De acuerdo con esto, en Finsoport calcularon el máximo permitido para el fondeo en unos $ 35.000 millones; unos $ 3.600 millones por encima de lo que ya otorgó hasta el 30 de septiembre pasado, según se ve en el balance del BCRA: $ 31.400 millones. En lo poco que queda de este año, el Gobierno deberá pagar unos u$s 3.500 millones en vencimientos de deuda, de los cuales unos u$s 1.500 corresponden al pago del cupón PIB.

EL DATO

$ 6.400

Fue el aumento, en millones, que registró el stock de préstamos al Gobierno nacional en el 2009

$ 11.000

Temas en esta nota

    Cargando...