Renato Maluf: "hay que repensar el modelo agricultor"

De paso por la ciudad, donde disertó en el marco de la 40 Reunión Anual de la Asociación Argentina de Economía Agraria, el experto en seguridad alimentaria llamó a estimular a las pequeñas producciones familiares.

13deOctubrede2009a las07:37

Mientras en la Argentina las heridas del conflicto entre el gobierno y el campo siguen abiertas, y sus consecuencias acentúan la discriminación que sufren los pequeños productores, un reconocido especialista brasileño que pasó por la ciudad destacó la importancia de evitar la concentración y alentar la participación de los más chicos.

Se trata del doctor en Ciencias Económicas Renato Maluf, quien preside el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria de la República del Brasil (CONSEA) y es docente universitario, quien pidió reflexionar sobre el modelo de agricultura argentino-brasileño, basado en el monocultivo de grandes extensiones, y advirtió sobre la importancia de escuchar la voz de los pequeños agricultores.

"Honestamente, seguí el tema de lejos. Tal vez me falte información, pero me pregunto: ¿dónde está la voz de los pequeños agricultores?", señaló Maluf, al ser requerida desde este diario su visión sobre el enfrentamiento doméstico.

Invitado a disertar por el departamento de Economía de la Universidad Nacional del Sur, su presencia coincidió con el desarrollo de la 40 Reunión Anual de la Asociación Argentina de Economía Agraria que se realizó en la ciudad.

Maluf, quien preside el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria de su país, es coautor de un trabajo de investigación sobre esa especialidad en Argentina y Brasil realizado con la magíster Claudia Cattáneo, profesional de la UNS.

Los tramos salientes del diálogo mantenido con "La Nueva Provincia" se reproducen a continuación: 

 --¿Qué características comparten Argentina y Brasil en sus modelos de agricultura?
      --Ambos países tienen un rol importante en el comercio mundial de alimentos y cuentan con agriculturas basadas en el monocultivo de amplias superficies de tierra, con gran cantidad de agroquímicos, incluso mayor en Brasil que en la Argentina.
     "En Brasil estamos repensando este modelo, muy productivo y competitivo a nivel internacional, pero con hondas implicancias sociales, ambientales y hasta culturales, promoviendo otro tipo de agricultura, de menores extensiones, diversificada y en armonía con el medio ambiente".
     --¿Cuáles fueron las acciones emprendidas en esa dirección?
     --Nosotros dividimos entre dos tipos de agricultura: la familiar, relacionada con superficies pequeñas, y los agronegocios, como los grandes pooles de siembra, que utilizan grandes extensiones.
     "Esa diferenciación se institucionalizó y dio lugar a la creación de dos carteras agropecuarias, de forma que una se encarga de programas específicos para la agricultura familiar, mientras que la tradicional se ocupa de los agronegocios, entendiendo en todo lo relacionado con las exportaciones.
     "A modo de ejemplo, mientras los productores grandes tienen la opción del crédito privado, los pequeños reciben financiamiento en condiciones especiales".
     --¿Existe otro tipo de apoyo para los pequeños agricultores?
     --En 2003 se creó el Programa de Adquisición de Alimentos de la Agricultura Familiar, que permitió al Estado brasileño --un gran comprador de alimentos-- adquirirlos directamente a los pequeños productores y volcarlos a sus programas de políticas públicas.
     "De esta forma, estimulamos la agricultura familiar y, al mismo tiempo, ampliamos el acceso a los alimentos de la gente".
     --¿A qué atribuye las diferencias entre Argentina y Brasil en

Temas en esta nota