Economía pide autorización para apurar el canje y aprovechar contexto externo

Se espera la decisión del kirchnerismo para firmar los contratos con los bancos. Está definida la información económica para enviar a la SEC. Solo faltan detalles de la propuesta.

Por
15deOctubrede2009a las07:59

Aunque esperan la venia de la presidenta Cristina Fernández para firmar el contrato con los bancos y darle forma a la oferta final, el equipo económico ya tiene definido que los holdouts sólo tendrán entre dos y tres semanas para ingresar al canje. La alta volatilidad de los mercados puede jugarles una mala pasada y Gobierno no quiere correr ese riesgo, admiten en el Palacio de Hacienda.

Boudou y su equipo consideran que el boom actual de los mercados generó las condiciones propicias para lanzar una oferta de canje que sea beneficiosa para los bonistas y que también satisfaga al Gobierno. Pero este auspicioso escenario no está garantizado que se sostenga en el tiempo, por lo que la oferta estará abierta “el tiempo lo suficientemente largo como para que pueda entrar la mayor cantidad de interesados –especulan con que los bancos organizadoras puedan garantizarles el 90% de adhesión– pero lo suficientemene corto como para que no se vea afectada por los vaivenes del mercado”, destacó una fuente de Economía. Si bien es uno de los puntos a discutir, trascendió que podría llegar a los 15 días. Lo que puede llevar más tiempo es el ingreso de los tenedores minoristas.

La decisión de lanzar la operación para resolver la deuda que todavía permanece en default –unos u$s 27.000 millones– depende de la administración K. El ministro de Economía, Amado Boudou, sabe que existe vocación política de avanzar en el tema y por ello reflotó las negociaciones con los bonistas, pero todavía no tiene la orden final que le permitiría firmar el contrato con los bancos organizadores –Citi, Barclays y Deutsche– y trabajar en la propuesta concreta que recibirán los acreedores. La intención del ministro es poder cerrar la operatoria antes de fin de año.

El equipo de la Secretaría de Finanzas, que dirige Hernán Lorenzino, tiene listo el apartado de información económica del país que el Gobierno debe enviarle a la Securities & Exchange Commission (SEC) junto con la propuesta, pero está a la espera de la luz verde de la Rosada. “Para avanzar en la oferta concreta, tenemos que contratar primero a los bancos, pero será marginalmente peor que la que recibieron los bonistas que ingresaron al canje de 2005”, afirmó una fuente de Economía.

Está claro que los acreedores recibirán un bono Discount en dólares, pero todavía no está definido si se le reconocerán los intereses vencidos y los cupones ligados al crecimiento del PBI que cobraron quienes ingresaron en el canje anterior. También se desconoce si habrá un pago en efectivo, aunque es poco probable, admitió la fuente consultada. La quita rondaría el 66%, por lo que la Argentina emitiría entre u$s 7.500 y u$s 10.000 millones, dependiendo del nivel de aceptación de la oferta.

Otro de los puntos principales de la propuesta contemplaría la emisión de un nuevo título a siete años que el Gobierno colocaría en los bancos organizadores para captar u$s 1.000 millones.


Por Natalia Donato.

Temas en esta nota