Los inversores le dan la espalda al dólar pero no encuentran consuelo en el peso

La caída del dólar impulsó una baja del interés de activos nominados en pesos. Hoy es muy difícil encontrar inversiones que superen el 12% anual en el corto plazo. Así y todo, le ganan al billete verde.

19deOctubrede2009a las07:52

Por estos tiempos es difícil encontrar una alternativa atractiva de inversión que supere una rentabilidad del 12% anual en moneda local, sin tener que inmovilizar el dinero a muy largo plazo. Ni hablar de las opciones que ofrece el mercado local en dólares, más allá del billete. Por un lado, los que apostaron a la divisa estadounidense en el corto plazo, perdieron. El tipo de cambio no sólo hace más de dos meses que está estable, sino que a partir de los últimos días comenzó a depreciarse y ya se ubica en los $ 3,84. Las previsiones son, a su vez, que la tendencia se profundice.

Este escenario vuelve más atractivo al peso como inversión. No obstante, también impulsó un recorte de las tasas de interés para estos instrumentos, que si bien le ganan al dólar, no cubren ya de la inflación –estimada en torno al 15% anual por los estudios privados–. En rigor, la mayoría de los activos en pesos redujo sus rentabilidades entre 500 y 200 puntos básicos en promedio, dependiendo del caso.

En esta línea, un dato relevante es que el Banco Central (BCRA) recortó en 1,25% en menos de dos meses, las tasas de los pases activos y pasivos, que sirven como referencia del mercado. Aquí, una guía con los activos que “salvan” los expertos.

Bonos en pesos. La mayoría de los expertos se inclina por recomendar títulos públicos, pero de corto plazo. “El escenario en el mercado de bonos experimenta ruedas de corrección, pero entendemos que a mediano plazo hay valor para seguir recuperandose. En especial si se avanza en temas claves como el acercamiento con el FMI y Club de París y sinceramiento, aunque gradual, del Indec”, señaló Sabrina Corujo, de Portfolio Personal. En este sentido, y para los más moderados, hay opciones en la parte media de la curva como el Bogar, Pre9 y Pro12. “El primero con una TIR del 16,5% más CER (en torno al 7% anual). Y los otros dos con un promedio de 14,5% anual más CER. Para los más agresivos, y en donde se debería observar en especial el sinceramiento en inflación, hay oportunidades en el Descuento con TIR del 12,5% más CER”, precisó Corujo.

Opciones de corto plazo en pesos. Aquí entran títulos para grandes inversores como las letras del BCRA (Lebacs), las letras del Gobierno de la Ciudad y los cheques de pago diferido. Las Lebac están a 150 días por debajo de 13% anual y la última letra de Macri obtuvo una tasa de 13,96% a menos de 50 días, mientras que los cheques de más corto (30 días) están en torno al 12% anual. Aunque las tasas no sean las más atractivas, este tipo de instrumento permite mucha veces hacer un arbitraje interesante de tasas, por ejemplo, con los contratos del mercado de futuro de dólar (las posiciones de corto plazo están arrojando tasas del 3%, mientras que las de más largo plazo se ubican en 9%).

Fideicomisos. En el último mes y medio, la tasa promedio que suelen pagar las compañías para financiarse a través de fideicomisos cayó en cerca de 700 puntos básicos, desde 19,5% a 12%. Por un lado, el mercado ganó fluidez luego de que pasaran las elecciones de junio y pasaran a un segundo plano algunos conflictos puntuales, como el escándalo de Bonesi. Además, al perder atractivo el dólar como inversión, muchos ahorristas se volcaron a estos instrumentos, con lo que creció la demanda de fideicomisos. Hoy rinden prácticamente lo mismo que un plazo fijo a 30 días.

Cauciones: este instrumento es una suerte de préstamo con respaldo (garantía) de títulos públicos o acciones. Tiene una operatoria muy similar al plazo fijo, ya que en ellas, se colocan los títulos a plazos determinados y con tasas prefijadas al momento de c

Temas en esta nota

    Cargando...