"Una adhesión de sólo 60% no asegura la vuelta al mercado"

Ramos dice que las autoridades deben cuidarse de no ser intransigentes con la nueva oferta a los holdouts. Asegura que hay buena voluntad de los inversores y que deben capitalizarlo. “Espero que los asesores financieros de los Kirchner hagan llegar este mensaje“, insiste el economista.

Por
26deOctubrede2009a las07:52

Alberto Ramos, el economista jefe para América latina de Goldman Sachs, era uno de los que había salido a advertir que seguir dilatando los tiempos no conduciría a nada bueno.

La retórica del Gobierno ya empezaba a reclamar con urgencia algún gesto concreto del cual el mercado pudiera agarrarse. Y ese gesto finalmente llegó el jueves de la semana pasada. Aunque todavía es poco lo que se sabe en firme, el Gobierno ya puso el canje sobre la mesa. La reapertura es un hecho. Ahora queda por ver la letra chica. Y es ahí donde los K se juegan a todo o nada.

Ramos, una vez más, no duda en plantear sus reservas sobre el estilo de una administración de la que ha aprendido a desconfiar.

Más allá de los detalles técnicos, el economista teme que las autoridades pequen de intransigentes y terminen presentando una oferta demasiado desventajosa que desaproveche este momento de astros alineados para concretar con éxito la operación y salir al ruedo de los mercados.

“Mi impresión general es que el gobierno debe tener mucho cuidado de no ser extremadamente agresivo. Si llegaran a obtener un nivel de aceptación del 60%, como dice Boudou, eso supondría dejar u$s 8.000 millones afuera, lo que sería problemático. Un residual como ése no aseguraría el regreso al mercado. De hecho, requeriría una segunda o tercera operación”, comentó durante una charla con El Cronista poco después de la conferencia de prensa que ofreció el ministro de Economía argentino.

–¿Cuáles son las chances de éxito de este nuevo canje?

–Los tenedores de bonos tienen buena voluntad como para cerrar un acuerdo. Por eso es importante que en el gobierno entiendan que las condiciones de mercado son muy favorables. Los inversores le dieron el beneficio de la duda al ministro Boudou y tiene que capitalizarlo. Claro que no depende sólo de él. Espero que los asesores financieros de los Kirchner hagan llegar este mensaje. Es necesario que alcancen un compromiso, que negocien, que cedan algo.

–¿Hay todavía más potencial de suba por delante para los bonos argentinos?

–Creo que sí, que el rally de los bonos puede continuar siempre y cuando, como decíamos, no se adopte una posición intransigente. De lo contrario, podríamos ver que los títulos resignen parte de las ganancias recientes.

–¿Cuál sería un nivel de aceptación deseable para esta nueva oferta?

–Un nivel de aceptación deseable sería de 85-90%. De hecho, deberían apuntar a retirar todos los bonos. Como lo hizo Uruguay en una operación hace unos años, en el que las dos partes llegaron a un compromiso. Con menos de eso, el acceso al mercado será un problema y la prioridad debería ser minimizar ese riesgo.

Por Laura García.

Temas en esta nota

    Cargando...