Los ahorros del Gobierno caen por primera vez en siete años

El sistema bancario refleja una caja oficial cada vez más estrecha, que explica el por qué de las últimas señales que envió el Ejecutivo para volver a amigarse con los mercados.

Por
27deOctubrede2009a las07:51

Detrás de los últimos movimientos conciliadores con los mercados, y de las urgencias por volver a acceder a los organismos internacionales, el Gobierno está mostrando en los números del sistema financiero una caja oficial cada vez menos holgada y una flexibilidad más estrecha. Los depósitos públicos en bancos locales, que pertenecen a las administraciones nacional, provinciales y municipales, empezaron a sentir una fuerte desaceleración desde fines del año pasado, hasta registrar durante este mes su primera caída en siete años.

Los ahorros oficiales totales, según revelan las cifras del BCRA hasta el 16 de octubre último, pasaron de crecer a un ritmo récord de 35% (en términos interanuales) en mayo de 2008, a contraerse durante este mes un 2,4%, como no lo hacían desde mediados de 2002. El dato fue advertido en el último informe del Ieral: “No es nada dramático, pero al menos se ve que no estamos yendo al mejor de los mundos. La evolución del dinero público está convergiendo a un lugar no muy positivo: con datos de recaudación en franca desaceleración, y depósitos que empiezan a aflojar, obviamente el tema de la vuelta a los mercados internacionales va cobrando más relevancia”, explicó a este diario el economista de esa consultora y autor del informe en cuestión, Joaquín Berro Madero.

El retroceso en los depósitos públicos estuvo impulsado, particularmente, por las colocaciones a plazo fijo, que cayeron en torno al 10% interanual. En lo que va de octubre, los ahorros del sector público en el sistema bancario local alcanzaron los $77.680 millones; de ellos, el 91% está colocado en moneda local. “Los depósitos públicos en pesos son los que utiliza regularmente el Estado para realizar sus transacciones; es decir, los que conforman el ‘capital de trabajo’ del Ejecutivo”, explicó el informe del Ieral.

Para los analistas, las curvas que hoy describen estos depósitos (ver infografía) dejan en claro que, hoy, el Gobierno tiene “poca caja” y “poca flexibilidad”: “Estos números explican esta nueva voluntad oficial de pedir dinero al exterior y esta última propuesta del canje de deuda, en la que les exige a los tenedores de bonos que le entreguen fondos frescos”, consideró Juan Manuel O’Donnell, de Econviews.

Antes y después

El stock de depósitos en términos del PBI se redujo de 6,6% a 6,4% el último año, pero aún se encuentra muy por encima del nivel que registraba en el período pre devaluación (3,5% del PIB). Si se miden exclusivamente los depósitos en pesos, la baja es más pronunciada: de un promedio de 6,3% del PBI entre 2004 y 2008, a un 5,8% este año.

Paralelamente, se percibe una mayor voracidad fiscal en el fuerte crecimiento que están mostrando los préstamos de la banca oficial al sector público, que promediaban los $ 10.172 millones durante el período 2003-2008, y en lo que va de este año registraron un aumento del 47%, hasta casi $ 16.000 millones. El fenómeno deja un efecto poco feliz para la economía local: “Se debe tener en cuenta que el desvío de fondos de la banca hacia el sector público produce un efecto ”crowding out“, ya que esos mismos fondos podrían canalizarse hacia el sector productivo”, explican en el Ieral.

Por Ignacio Olivera Doll.

Temas en esta nota

    Cargando...